El COLEGIO PÚBLICO MIXTO “GÓMEZ MORENO” AÑOS 60


Siempre recordamos con cariño aquella escuela donde aprendimos las primeras letras, la mía fue, y es, una de las más arraigadas del barrio del Albayzín. A mi mente llegan de una manera anárquica, recuerdos, momentos e impresiones de mi paso por los pupitres de este gran colegio. Hace más de cincuenta años, cogido fuertemente a la mano de mi madre, aquel niño, que no levantaba cuatro palmos del suelo, llegaba a la escuela de parvulitos del  “Grupo Escolar Mixto Gómez Moreno”. La verdad es que no marchaba con mucho entusiasmo, el primer día de escuela suele imponer respeto o casi miedo. Las burlas y los anuncios de castigos que iban pregonando mis primos mayores, aumentaba mi zozobra. Los temores se fueron disipando al encontrarme con niños de mi edad, que también acudían por primera vez. Mi madre pronto se mezcló con las otras madre, pero recuerdo como levantando su voz por encima de las voces y risas de los niños diciéndome: Manolín ten cuidado con la acequia no te vayas a caer en ella. Esta escuela infantil era conocida como la de “los cagones”, estaba situada en el carril de San Nicolás, frente al cine Bellavista se abría un inclinado callejón, y bajando con cuidado por sus empinados escalones terminábamos en un portón verde que franqueaba la entrada al parvulario. Al cruzar el umbral siempre nos recibía con cariño doña Brígida, una maestra de mediana edad, -que vista desde mi cuatro años me parecía una anciana- tenía mucha paciencia y no poco amor para los niños. Este colegio infantil estaba ubicado en  un carmen  de propiedad del Ayuntamiento, disfrutaba de unas espléndidas vistas, casi  podíamos coger la Alhambra con las manos, sus jardines eran soberbios, sus altos setos  formaban un caprichoso laberinto, donde no faltaba los árboles frutales, los rosales cuajados de flor ni el oloroso jazminero. Bajo el emparrado del patio disponíamos de unos repintados columpios que siempre fueron nuestra delicia. Aunque echábamos de menos a  mama, acudíamos a diario a esta escuela con mucha alegría. El curso de parvulitos duraba un año escolar, en mi caso por suerte o por desgracia duro dos años, mi hermano Miguel entró al año siguiente, y nuestra atareada madre no podía llevar uno a los parvulitos y el otro al colegio de los mayores. Pero el tiempo pasa y las épocas felices más deprisa, pronto tuvimos que irnos al prestigioso y temido colegio de los niños mayores, El Grupo Escolar Mixto “Gómez Moreno” junto a las escuelas del Ave Maria “la casa Madre de la cuesta del Chapiz”, eran las instituciones docentes más numerosas e importantes en el Albayzín de los años sesenta. El “Gómez Moreno” se localizaba junto a la plaza de San Nicolás y calles aledañas. Su entrada principal daba a una coqueta plazoleta llamada plaza de San Nicolás. Una gran cancela de hierro, de contorneados barrotes que terminando en puntiagudas lanzas, nos franqueaban el paso a un sombreado patio, enfrente sobre cinco escalones se abría la puerta principal y encima de ésta se podía perfectamente leer “Colegio Mixto Gómez Moreno”. El pequeño patio se prolongaba a ambos lados, el camino de la izquierda nos llevaba a la vivienda del director del centro, el de la derecha nos conducía al pequeño pabellón del Teleclub, entre éste y el edificio central había una pequeña cancela por donde entrábamos los niños. Siempre me llamó la atención lo del colegio Mixto, os puedo asegurar que en los seis años que permanecí en esta entrañable institución nunca tuve la suerte de ver a una niña. Las chicas entraban por la puerta principal, con diferente horario de entrada y salida, evitando coincidir con los chicos, ocupaban la planta baja, mientras los niños dábamos la clase en el piso superior. Tampoco coincidíamos en los recreos. El colegio en la parte posterior disponía de grandísimo patio de juegos, donde se podía ver un largo y alto muro blanco que separaba el patio de las niñas situado a la izquierda del ruidoso recreo de los niños a la derecha. Siempre recordaré este extraño muro donde estaba prohibido asomarse y por donde siempre volaban las cartitas de amor. Con puntualidad a las nueve de la mañana formábamos fila en el espacioso patio, se podía ver las seis clases perfectamente ordenadas de izquierda a derecha, cada clase se trasformaba en dos simétrica hileras donde nos colocábamos según estatura de menor a mayor, frente veíamos los tres altos mástiles que presidían la castrense formación, todas las mañanas a los compases del “Cara al Sol”, tres alumnos mayores arriaban con parsimonia las tres laureadas banderas, en el centro la española, a la derecha la de Falange y a la izquierda la tradicional Requete. Con el paso del tiempo el Régimen se fue relajando y en nuestro colegio sólo se arriaba la bandera roja y gualda, mientras los alumnos cantábamos  “Vamos a la escuela”. Soportábamos una densa jornada escolar, comenzados las clases a las nueve de la mañana, las materias más difíciles nos ocupaban las primeras horas, a las once estábamos pendiente de la campana que anunciaba el deseado recreo. Durante este descanso la mayoría de los niños nos agrupábamos alrededor de un rincón, donde cajas repletas de fríos botellines de leche nos esperaban, nuestros padres nos decían: si tomáis la leche del colegio llegareis a ser más altos. Decenas de niños nos empinábamos aquellos botellines helados, deprisa y corriendo para poder aprovechar el recreo lo máximo, algunos para disfrazar el sabor a pura leche de vaca, le añadían a ésta cacao y azúcar pero era imposible que aquello se pudiera disolver, la mayoría  al beberla de golpe y tan fría nos producía un profundo dolor de cabeza. Pero el mal trago se pasaba pronto y teníamos casi media hora para disfrutar de nuestros juegos preferidos. A las doce por medio de un novedoso invento llamado altavoz, el director nos saludaba recordándonos que era la hora de rezar el Ángelus a Maria, después solo quedaba media hora para volver a escuchar el alegre  repiqueo de la campana que anuncia la salida. A las tres volvíamos a los pupitres con los estómagos llenos, eran solamente dos horas pero se nos hacían interminables Esperábamos con impaciencia llegar a la casa, coger el pan con chocolate e irnos a la calle a jugar con los amigos hasta que se ponía el sol. El jueves era el día preferido, no teníamos colegio por la tarde. Los sábados por la mañana también era lectivo, el maestro aprovechaba este día para explicarnos el Evangelio del domingo siguiente. Recuerdo con gran cariño a todo el maestro que tuve la suerte de conocer en esta escuela pública, agradezco la paciencia que tuvieron conmigo, trasmitiéndome con entrega unos valores y conocimientos que todavía no he olvidado. Entre este elenco de grandes profesionales, recuerdo de una manera especial a Don Fernando, el maestro de la tercera clase, muy querido por todos los alumnos, ameno, didáctico, con él la enrevesada matemática se transformaba en la asignatura más fácil. También no podía dejar de mencionar a ese gran docente que fue Don Juan Salmerón, con semblante bonachón y gran paciencia, era el maestro de la última clase, un auténtico humanista, sus vastos conocimientos no tenían fin y sobre todo los sabia trasmitir con una innata facilidad. Al impartir su magisterio en la última clase, sabía que para muchos niños, él seria el último maestro que conocerían. Consciente de su responsabilidad, nunca regateo esfuerzo ni tiempo en su empresa de aconsejar, ayudar y tutelar a ese alumno que se lanza por primera vez al difícil mundo del trabajo o de los estudios superiores. Pero este colegio público fue mucho más, en 1960  llegó a esta institución una persona que la revolucionaría, dándole una proyección hasta la fecha nunca imaginada. El artífice de este cambio fue Don Miguel Carascosa Salas, alpujarreño de nacimiento, con decisión pronto eligió la profesión de progenitor, ejerciendo durante 14 años como maestro nacional en su natal Alpujarra y pueblos de la provincia de Jaén, tras obtener el título de director por oposición, el azar quiso que fuera destinado al Colegio Público Mixto Gómez Moreno. El flamante director desembarca con su joven madurez y una gran ilusión en nuestro famoso Albayzín, descubre un barrio densamente poblado, con una clase media inexistente, donde el 80 % de las familias se pueden considerar pobres o muy necesitadas. El índice de analfabetismo es altísimo, con un nivel socio cultural ínfimo donde una clase obrera lucha para sobrevivir dentro de una economía de subsistencia, un deficiente nivel socio-cultural limitaba su normal desarrollo. El bagaje cultural de niños y jóvenes era escaso, la falta de recursos, junto a una escasa formación limitaba el porvenir de la juventud albaicinera. Don Miguel fue una de esas personas con visión de futuro, que saben adelantarse a su tiempo. Desde el primer momento apostó por involucrar a la familia en la educación de sus hijos. Funda en 1963 la asociación de Padres de Alumnos “Amigos de una Escuela Mejor”. Esta asociación fue un gran revulsivo para el barrio, desarrolló, fomentó y dinamizó la vida socio cultural del barrio. En la foto de derecha a izqd 1º D. Juan Salmerón (maestro) 2º D. Alejandro (maestro) 3º Sr Lao 4º D. Miguel Carrascosa (director) 5º Doña Hermosa (maestra y esposa de D. Miguel)6º Sr. Tortosa 8º D. José Carrascosa (padre de D. Miguel) 12º Sr. Manuel Vicente. A todos los demás los recuerdo pero por desgracia no me acuerdo de sus nombres   Los amigos de una escuela mejor, desarrollaron una activad frenética entre los años 1963 y 1974,  realizándose: campañas intensivas de alfabetización; cursos nocturnos para la población trabajadora de: cultura general, francés e inglés, dibujo y taquimecanografía; conferencias y tertulias sobre temas de actualidad; cursos de formación dentro de la escuela de padres; viajes y excursiones; visitas a monumentos histórico-artísticos; concursos infantiles y juveniles de arte: festivales folklóricos y representaciones teatrales. La mayoría de alumnos, con catorce años finalizaba su periodo de formación en el colegio, incorporándose  rápidamente a la vida laborar. Don Miguel era consciente que el equipaje cultural de estos jóvenes era precario para poder encarar los retos del futuro. Dentro de la asociación de padres, fundó uno de los primeros teleclub de la provincia. Utilizando la televisión como reclamo, cada tarde los antiguos alumnos del colegio, se reunían para practicar juegos de mesa, charlar e incluso para tomar una refrescante Mirinda en el ambigú del señor Pepe. Para el batallador director de nuestra escuela era crucial quitar a esos jóvenes, que ya pasaron por el colegio, del  peligroso vagabundeo por bares y plazas. Su preocupación no eran los alumnos que prometían y que iban a continuar sus estudios, sabía que este grupo de elegidos, gozarían de más oportunidades que la gran mayoría. Razones económicas o de talento provocaba que la mayor parte del alumnado terminaran como aprendices en un difícil ambiente laboral. Un importante logro para el infatigable director fue la construcción de una  biblioteca pública para el albayzín –En el año 1960, por iniciativa de la Asociación “los amigos de una Escuela Mejor”, el arquitecto granadino, hoy desaparecido, don Luís Navarro Montoya realiza el edificio donde se ha de ubicar La Biblioteca pública Municipal del Albayzín, con una dote fundacional de 2.500 ejemplares y un mobiliario adecuado y funcional.La dirección fue asumida provisionalmente por el director del Colegio Público, corriendo con los gastos de mantenimiento la Asociación de Padres. Sus instalaciones fueron profusamente utilizadas por alumnos del Colegio y por multitud de nuevos lectores albaicineros. Al amparo de la asociación “Amigos de una Escuela Mejor”, Manuel Vicente López, con gran esfuerzo fundó y dirigió un grupo de teatro, siendo muy aplaudido y premiado en Granada. Con un libreto en la mano, Manuel dirigía con maestría a unos noveles actores que se esforzaban y se superaban en cada ensayo. En Junio de 1966 se celebró en el Seminario Menor, un certamen de teatro donde concurrían los mejores cuadros teatrales pertenecientes a los teleclub que por aquéllos tiempos tanto abundaban en nuestra  provincia. El Grupo Escolar Gómez Moreno acudía con una chispeante y típica obra de los hermanos Álvarez Quintero llamada “Los moquitos” La puesta en escena y representación de los actores fue un éxito, tremendamente aplaudida y valorada, era una de las candidatas a premio, aunque los realmente favoritos eran los representantes de la localidad de Cacin, habían tenido el valor de ir a Madrid para ver a la familia de García Lorca, consiguiendo el permiso de representar en Granada “La Zapatera Prodigiosa” cosa que no era fácil conociendo la prohibición que la familia tiene de que se represente a Federico en su ciudad natal. Pero esta curiosa anécdota granadina no impidió, que el buen hacer del grupo teatral Gómez Moreno se  alzara con el primer premio. Recuerdo con simpatía muchas personas que formaron parte de los Amigos de una Escuela mejor, como fueron Antonio Adarve, conserje y vocal, Pepe con su voz roca cobrando las cuotas de la asociación, Antonio “El sabio” gran actor y como su apodo indica lo sabía todo, Pepe el huevero, sus actuaciones al estilo Bogart lo convertía en una gran seductor, Antonio el de las Tomasas vocal y padre de mi compañero y colega el Dr. Miguel Ángel López Rus, Aparte de los referidos me acuerdo de muchos más, pero la lejanía en el tiempo, y la pérdida de memoria inherente a la distancia en el tiempo me hace imposible asociar nombres con fisonomías. Ensayo en el patio del colegio y representación en el teatro que se construyó en una clase   No puedo terminar este artículo sin reconocer y valorar la gran labor realizada en este querido barrio por D.Miguel Carrascosa Salas. Quizás en el barrio de los halconeros nunca se haya sabido reconocer la obra de este brillante docente, comunicador y emprendedor de la cultura. Pero Don Miguel puedes tener la seguridad de que tu personalidad, cariño, consejos y enseñanzas estarán presentes en el recuerdo de centenares de alumnos que pasamos por el colegio que con tanto amor y dedicación tu dirigiste. El tiempo ha pasado y Dios ha querido que desde su casa en el Mirador de la Lona, siga derrochando salud y sabiduría, ilustrándonos con amenos libros de tu albáyzin, en los cuales con la sabiduría de un maestro nos transporta a un mundo donde la historia, leyendas y la poesía se funden para formar el alma de este barrio que tu amas como nadie. Un alumno del Colegio Público Mixto “GÓMEZ MORENO”. Manuel Vicente Prados.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a El COLEGIO PÚBLICO MIXTO “GÓMEZ MORENO” AÑOS 60

  1. Enrique Fernandez de Piñar G dijo:

    Un saludo de otro antiguo alumno del colegio mixto Gomez Moreno. Mi vivencia en el colegio comenzó en el año 1968. En aquel párvularío que coexistía fuera de lo que era el colegio en si. Un antiguo carmen con un aula habilitada y en cuya casa vivía Antonio Adarve y Adela su esposa. En aquel parvulario es donde aprendí a leer y escribir. La señorita María Angustias fue la artífice no solo de que en 8 meses aprendiera a leer sino las primeras operaciones de calculo. Recuerdo aquellos botellines que Puleva hacia llegar todas las mañanas. A mi como no me gustaba la leche sola llevaba en mi carterita de 2 asitas con muñequitos un paquetito con colación que mas de un día se vaciaba llenando la cartilla y la libreta. Eso si como el botellín era relativamente grande ya se encargaba la señorita de llevarsela en su lechera que se traía todas las mañanas. Recuerdo la hora de siesta que se me hacia interminable. Ay como te viera la seño con los ojos abiertos. Pero ya aprovechábamos para chincharnos debajo de las mesas. Y llego el primer curso de la entonces aun primaria. Ya de la mano de D. Juan Robles. Impresionaba quienes veníamos del parvulario el enorme patio trasero que lo recuerdo dividido por un muro mediano en donde en una parte estaban los niños y en otro las niñas. Esto era allá en 1969. Ay de aquel niño osara pasar a la parte de las niñas. Ya en 1970 si mal no recuerdo se remodelo el patio haciendo una estupendo sima pista polideportiva y varios años después el moderno salón de actos multiusos en donde se habilito a Antonio Adarve una pequeña librería papelería en donde también por 6 pesetas te comprabas una estupendisima cuña de chocolate.
    Seguiré recordando……. Saludos

  2. Juan Vargas dijo:

    Cuando evocamos recuerdos infantiles-juveniles ,debemos de preguntarnos:
    ¿De verdad habré vivido esa sensación de niño, o son los trucos de su propia mente que ha modificado los hechos? En parte, por esos recovecos de la memoria se explica que nunca dos hermanos recuerden lo mismo sobre la infancia compartida

    • Enrique Fernández de Píñar G. dijo:

      Curiosa e interesante esa apreciación. Las experiencias vividas son personales y únicas como lo es cada persona. Saludos Juan, que no se si tu también tendrías tus experiencias de niñez en el Gomez Moreno.

  3. Enrique Fernández de Píñar G. dijo:

    Si me permiten, me gustaría seguir recordando aquella niñez en esa Escuela tan entrañable para mi y para muchos albayzineros como es el Gomez Moreno.
    Llego 1970 y si mal no recuerdo lo que hasta entonces se llamaba Primara paso a denominarse EGB. Me tocaba hacer 2 curso. De el recuerdo en su primer trimestre al maestro D. Manuel Casares. Aquel señor que ya me parecía de una edad bastante respetable. Alto, de andares rectos. Respetable en sus modos. Como anécdota nunca se me olvidara la tabla de multiplicar por el 4 ( un error ante aquel impresionante maestro me costo cuatro reglazos ). Lo curioso en comparación a los tiempos actuales es que no se te ocurría ni mencionarlo a los padres porque después del reglazo te podía costar algún coscorrón añadido. Y también a diferencia de estos tiempos aquellos reglazos no impedían que sintieras hasta gran cariño por el recto D. Manuel Casares.
    Mi primera visita a la Alhambra fue un sábado ( lectivo por aquella época aunque mas para actividades lúdicas ) y en la que D. Manuel fue nuestro guía. Recorrer el camino desde la Plaza de San Nicolás hasta la Alhambra por la Cuesta de los Chinos fue una delicia.
    Mi recuerdo también de esa época era el que me sentía orgulloso porque mi padre fue vocal de aquella Asociación Amigos para una Escuela Mejor. D. Miguel Carrascosa Salas fabuloso director, pedagogo con mucha visión de futuro y en una época ya cercana a la transición donde según me contaba mi padre posteriormente también hubo que poner cierto cuidado porque el asociacionismo no era muy bien visto. Orgulloso también porque los padres ponían empeño en procurar una buena educación y dedicaban parte de su tiempo particular a colaborar en el mantenimiento del Colegio. Mi padre por aquella época cristalero de profesión algunos cristales puso en aquellos ventanales de madera en sus ratos tras las largas jornadas de trabajo.
    Nunca supe el motivo pero en el segundo trimestre paso a darnos las clases un joven maestro D, Miguel Serrano.
    Llego 1971 y el tercer curso. Hubo una gran remodelación en el colegio y se hizo un aulario al final del colegio que lindaba a la casa de D. Miguel Carrascosa que habitaba en aquella época en el propio Colegio. Las clases de tercero se impartieron provisionalmente en lo que era la Biblioteca Publica que se habilito para ello. Mi maestro en esta ocasión fue D. Antonio Morales Pérez. ( grandon me parecía, bonachón, pero con una pedagogía que aun recuerdo como innovadora y especial ) .
    Otro día con el permiso de todos hablare de mis recuerdos de D. Antonio Morales que fue mi maestro durante tres cursos seguidos.
    Si me gustaría hoy recordar como imágenes de niñez a los que asocias ciertas sensaciones, los finales de curso. Se hacia una especie de reunión ya caída la tarde en donde se entregaban las notas, y alguna actuación de una incipiente tuna que se formo como actividades extraescolares y de la que forme parte tocando la bandurria (aunque lo cierto por mi timidez no era lo mío lo de tocar y cantar los clavelitos) o alguna interpretacion del coro que formo D. Estanislao Peinado, maestro de música. Después de aquellas reuniones con tus notas en mano celebrabas y jugabas con tus compañeros de curso un buen rato y servia de despedida hasta el próximo curso. Recuerdo ese atardecer de fiesta donde maestros, padres y alumnos compartíamos. Todo ello acompañado del olor que despedían algunos grandes arboles que había en el cole. ……….
    Un cordial saludo…… Seguiremos recordando.

    • maria amador heredia dijo:

      Estoy buscando fotos mías y de mis dos hermanos, que estuvimos en el colegio. No sé como se llamaba, para mi que era San José en el 72 73 74, mi madre nos metio muy chicas ahí y luego se fue y no la vimos hasta los años que nos sacó, y luego se vino para Cádiz y allí hizo lo mismo. Y así estuvimos hasta que crecimos bastante. Quisiera ver las fotos si es que las hay, me acuerdo de algunas monjas, se llamaban sor Josefa y sor Elena. Por favor quisiera que me contestéis porque quisiera verme de chica y a mis hermanos. Mi madre no tiene fotos nuestras.

      • Enrique Fernandez de Piñar Garzon dijo:

        Estimada María. No se si confundes el Colegio Gomez Moreno con uno que había cerca de la Iglesia de San José, también en el Albayzin el cual si estaba regido por monjitas. Un cordial saludo.

      • María José dijo:

        Seguramente te quedaste en el colegio San José de las hermanas de la Caridad, que estaban junto a la iglesia de San José en lo que es el Palacio del Almirante y otros edificios hoy derribados.. Era un colegio de internas y hasta que se introdujo la EGB las mismas monjas podían, sin título de maestra, impartir clases a las niñas Una sor Josefa era la encargada de cocina y era el refugio de las niñas frente a los castigos que ponían las otras. Fue un alivio pasarme al Gomez-Moreno.

  4. manuel garcia ruiz dijo:

    MAGNIFICOS RECUERDOS HAN LLENADO MI MEMORIA EN POCOS MINUTOS AL LEER TODOS ESTOS MAGNIFICOS RELATOS……YO FUI UNO DE ESOS NINOS DEL PATIO MIXTO DE TOCAR LA CAMPANA Y OIR EL ANGELUS,DEL RESPETO POR LOS MAYORES,Y LA EDUCACION MAS ALLA DE SABER LOS RIOS(QUE NOS LO SABIAMOS TODOS)….GRACIAS POR ESOS RECUERDOS COMPARTIDOS INCLUSO HE PODIDO PERCIBIR EL OLOR DE LA CLASE DE LA TIZA O DE LOS PUPITRES QUE HABIAN SIDO SUSTITUIDOS POR MESAS QUE SE ABATIAN CON UNA PALANCA QUE NO DEJABAMOS DE TOCAR……..

    • Enrique Fernandez de Piñar Garzon dijo:

      Me alegra Manuel que recuerdes aquella época percibiendo esas buenas sensaciones. Yo también cuando estábamos en cursos superiores nos “peleábamos”, lo digo entrecomillado para tocar la campana que daba la hora para entrar y salir y las horas del recreo entre las once y once y media. Así como escuchar a D. Miguel Carrascosa el rezo del Angelus. ¿ Recuerdas Manuel como formábamos filas todos cuadrados y firmes a la hora de la entrada ? Ahora puede parecer, otros tiempos típicos de un régimen político. Pero forman parte del recuerdo. Aunque con el tiempo me di cuenta que a primeros de los años 70 donde se iba forjando un cambio hubo muchas cosas innovadoras para la época. El asociación istmo, primeras huelgas de maestros, etc. Vivimos una época excepcional. Ahora ni los niños ni muchos de sus padres tienen respeto por la institución escolar y que conste que mis ideas desde principios tenían ya “vocación” hacia el progresismo. Un saludo cordial Manuel

  5. Enrique Fernandez de Piñar Garzon dijo:

    Años 71 74. Tercero cuarto y quinto. Mi gran recuerdo del estupendisimo D. Manuel Morales Pérez. En 3 EGB o primaria, no recuerdo si ya se había producido el cambio de la Primaria a la EGB fue algo excepcional. D. Manuel instituyo lo que era el trabajo individual, los responsables de mesa, el cumplir objetivos de forma y trabajando individual y colectivo o de grupo. La organización de lo que se llamaba el festival de la tarde de los viernes, con actuaciones y un jurado elegido entre los que mejor habían cumplido sus objetivos que se sabia por la cantidad de chinchetas de color rojo que ibas clavando en el corcho donde figuraba el listado de alumnos. Tres colores tenían aquellas chinchetas rojo, verde y azul. Excelente quien tuviera mas rojos. Nefasto los azules. El uso que hacia D. Manuel de medios audiovisuales de la época: retroproyector, fichas, áreas de conocimiento de las distintas asignaturas con experimentos. Tu tocabas y aprendías. Las horas de lectura donde todos cogíamos nuestra silla y alrededor del profe D Manuel escuchábamos lecturas de clásicos como el Lazarillo etc. El trabajo con música clásica de fondo que el alumno responsable del tocadiscos seleccionaba y ponía. Ese paseo cuando eran las cinco de la tarde que los alumnos dábamos alrededor de la clase al son de una marcha de un clásico y la despedida diaria del profe dandonos la mano diariamente como despedida a la salida. Todo esto fomento en mi persona la cortesía y la costumbre de saludar a desconocidos. El alumno responsable de la biblioteca que se encargaba del préstamo y seguimiento de libros de lectura. Aquellos juegos donde nos situábamos alrededor de la clase y don Manuel nos iba preguntando las declinaciones verbales adelantando puestos aquellos que daban respuesta correcta sobre los que no. Se formaba cierta competitividad. Querías ser el primero. Cuando acababa el “juego” los que quedaban primeros eran los que mas habían trabajado. Mi gratitud a don Manuel. Me hizo formar en muchos valores, conocimientos y el gusto por el Magisterio que aunque finalice ahora me dedico a la Enfermeria (mi otra pasión). Otra cosa que fomentaba d, Manuel era perder la vergüenza para hablar en publico, aun recuerdo mi conferencia que di al resto de alumnos sobre los batracios. En definitiva mi homenaje a D, Manuel Morales Pérez que me gustaría me leyera y poder agradecerle muchas cosas que hicieron de mi un tipo provechoso. Gracias.

    • Enrique Fernandez de Piñar Garzon dijo:

      Disculpen. HE COMETIDO UN ERROR IMPERDONABLE. mi maestro fue D Antonio Morales Perez. Fue un lapsus. Vuelvo a repetir mis respetos a D Antonio Morales.

    • antonio dijo:

      pues leyendo todo esto k dices kerido amigo enrique me as dejado de piedra leyendo este parrafo , don manuel fue mi maestro en 3 y 4 de egb, no me acordaba de sus apellidos hasta k lo lei aki en tu parrafo,a el lo recuerdo asi finito con gafitas me acordare toda mi vida fue mi maestro en los años del 70 hasta el 74entre medias de esos años estuve con un tal don afrodisio no recuerdos sus apellidos, tengo 50 años vivo en malaga , pero albaicinero de pura sepa nacido alli y toda mi familia en la calle cruz de arqueros, me trajo muchos recuerdos cosa k ai comentas un cordial saludo y muchisimas gracias, un abrazo.

      • Un saludo Antonio. El profe al que hago referencia es d. Antonio Morales Pérez, me confundí aunque luego corregí. Por cierto me enteré ya que había fallecido. Tu edad coincide con la mía así que si no estábamos en la misma clase estaríamos en el mismo curso. Yo viví en la calla Aljibe de Trillo
        Me gusta que aún viviendo en Málaga te sigas sintiendo albayzinero. Yo sigo viviendo en Granada aunque ya no del Albayzin pero me siento albayzinero de corazón . Si alguien me pregunta digo soy del Albayzin en Granada.
        Antonio cordiales saludos y estos contactos hace que revivamos aquella época, aquellos tiempos con mucho cariño, nostalgia, …… Un abrazo compañero de cole y paisano de barrio.

  6. Emilio Gilabert Gonzalez dijo:

    Yo estuve en el Grupo escolar Gomez Moreno a principios de los 60, 61 y en el Ave Maria 56 y 57 en en San Jose 58 y 59, creo recordar que mi maestro era Don Antonio Flores en el Gomez Moreno en el Ave maria no me acuerdo y en San Jose Don Eduardo Plaza y doña Magdalena, pero voy a buscar la cartilla de escolaridad que hay las firmas de los maestros y aun la guardo, me ha dado mucha alegria de ver atravez de internet esta pagina, yo vivia en la calle Zafra, saludos a todos de un granaino que lleva desde el 67 fuera de Grana, siento no poner los acentos pero no me funciona bien el teclado, saludos a todos

  7. Yo viví en la cuesta de las Tomasas y también pasé, por muy breve tiempo, por el Gómez Moreno, durante el primer trimestre del año 59,, procedente de la Presentación de la Calle de San Juan de los Reyes, donde aprendí a leer con Sor María Ester. La expeiencia en el Gómex Moreno no me resultó desde luego grata. Tuve de maestro a don Francisco Ortigosa, a quien cariñosamente le llamábamos “don berenjena”, porque lucía un hermosa y completa calva que no era normal. Saludos a todos los albaicineros.

  8. Ignacio Diaz Molero dijo:

    Yo gocé muy activamente del Grupo escolar Colegio “Gómez Moreno”: en mi niñez como alumno pasando por diversas clases y de cuyos profesores no me puedo acordar , por ser como digo muy pequeño. Si recuerdo el patio de los niños, el de las niñas con su muro separador, la entrada principal y la vivienda del Director D. Miguel Carrascosa Salas y su esposa.
    De lo que me acuerdo más, porque fue en mi juventud es de la asociación “Amigos de una Escuela mejor” de la que concretamente fuí presidente de la misma hasta que una vez realizado un curso de contabilidad que allí fue impartido aprobé las oposiciones y me destinaron a Barcelona. Mi nombre Ignacio Diaz Molero; aun conservo una foto del día que me nombraron presidente de la asociación y que guardo muy celosamente. Me acuerdo y mucho de Antonio Adarve que vivía muy cerca de la escuela y que era una gran persona y un buen trabajador

    • Enrique.Fernandez de Piñar Garzon dijo:

      Es cierto, recordar aquellos momentos de pequeño y que realmente es dónde te inculcaban (ahora no) ciertos valores y educación. Bueno algunos valores eran cercanos al régimen de aquel tiempo. Aunque yo reconozco quue entre 1969 y 1975 había ya mucha crítica.
      Me alegra saber que tu fuiste presidentevde “amigos para una escuela mejor” quue fue una de las. Primeras asociaciones culturales que se aprobaron.. Yo recuerdo a Alejandro Melgarejo como presidente. Un cordial saludo

  9. Isabel López Peñalver dijo:

    Estimados amigos.
    Me llamo Isabel López y soy la actual directora del colegio del que con tanto cariño hablais. Este año celebramos el Centenario del colegio y estamos preparando actividades y el encuentro con antiguos alumnos sería un acto solemne y emocionante.
    Os ruego que os pongáis en contacto con el colegio y podamos recuperar juntos la memoria de este centro tan emblemático.
    Muchas gracias.

    Tfno de contacto: 629837759
    tfno CEIP “Gómez Moreno” 958893122
    Atentamente:
    Isabel López Peñalver

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s