En el cielo albayzinero desde hace un año resplandece un lucero


Qué tozudez la del género humano al intentar ponerle límite temporal al duelo, ya ha pasado un año de la pérdida y no encuentro consuelo. Mi vida está plagada de presencias y también de pérdidas y ausencias, pero ninguna de ellas impidió restañar la herida que me dejó la pérdida de la persona querida. No puedo borrar y pasar página, porque fue tanta la escritura y tan bella y profunda en esta vida su huella, que jamás podré pagar la factura a tan angélica criatura. Cuando me encuentro algo distraído y mi mente vuela libremente por el recuerdo, me lleva tarde o temprano hacia ella y la percibo nítidamente como la mujer más bella, la veo como niña con impaciencia y sin esperas yendo allá abajos con sus zapatillas correnderas, la veo como joven lozana embelesando a mi padre con su gracia mundana, la veo como madre preocupada queriendo y defendiendo a sus hijos de cualquier dentellada, la veo como madre de edad provecta siempre a unir más y más su piña dispuesta, y la veo sin edad porque nunca la tuvo su bondad. Una vida entera que con poco, casi nada, la vivió y disfrutó en su plenitud, jamás hubo tiempo para el lamento y arrepentimiento, siempre buscó el role a favor del viento. Donde otros ven la dificultad, ella veía la oportunidad que compartía con los demás en su inmensa generosidad.

Me restriego los ojos cuando se desvanece,  porque se me escapa la mujer a quien mi corazón le pertenece, las lágrimas de mi llanto ya no encuentran consuelo, porque no soporto su ausencia en este sentido duelo. Me rebelo y estalla mi alma en colérica impotencia, no acepto su ausencia. Me rebelo y no acepto de nadie el consuelo, era mi madre, el ser que me engendró y la que más cariño me dio, jamás pude estar a la altura de lo que me dio esta cándida criatura. Me sorprendo a mi mismo marcando su número de teléfono, no lo hago de modo consiente y cuelgo de repente, al otro lado ya no escucho la voz siempre alegre de mi madre y su placida presencia, al otro lado solo hay silencio y ausencia.  Qué vida tan miserable que aparta de ti aquello que le da sentido a la existencia y la hace agradable. Miro en el teléfono el listado y Cándida tiene su lugar reservado, tendría que haberlo borrado, pero no puedo, me lo impide este dolor de ausencia en el que me hallo embargado. Son cosas pequeñas, diríase que menudencias, pero acompañan el recuerdo de mi madre y de sus inmensas presencias, no quiero cerrar el capítulo y llevar el libro hacia el olvido en su final, por mucho que los expertos hablen de un año de duelo y punto y final. Ante esto me rebelo y pondré punto y seguido pues mi madre jamás caerá en el olvido.

Mi madre a dar siempre estuvo dispuesta, a dar cariño a cambio de nada, a ofrecer su ayuda a cambio de nada, a dar un par de besos a quien lo necesitaba a cambio de nada, a dar consuelo ofreciendo su desvelo a cambio de nada, a abrir su corazón de par en par a cambio de nada, a dar su amistad desinteresada a cambio de nada, contagiaba su alegría y por donde iba no había noche siempre era de día. Al revés que te da la vida siempre le daba la vuelta, buscando lo bueno en el envés, por ello y por muchas más cosas que aportaba en esta vida su presencia aun soporto peor su ausencia. Trescientos sesenta y cinco días con sus insoportables noches sin mi madre, son trescientas sesenta y cinco razones para que sus seres queridos tengamos en carne viva nuestros corazones. Por eso mamá te digo, te quiero mucho, nunca te olvido. Y lanzo dos besos al viento que irán a las mejillas de mi madre a su encuentro. Estará impaciente esperándolos en su Carmen albayzinero que seguro hay en el cielo. Desde aquí escucho ya la algarabía, junto a sus amigas estará de cháchara compartiendo una celestial sangría.

 

MIGUEL VICENTE PRADOS

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Albayzín y sus gentes, Vivencias en el Albayzín y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a En el cielo albayzinero desde hace un año resplandece un lucero

  1. Miguel Angel Barrera Maturana dijo:

    Un abrazo, Miguel

  2. fjvicente dijo:

    Hace un año Cándida, nuestra madre, puso fin a su existencia terrena pero ella era consciente de que su vida no acababa y ciertamente tenía razón. En aquel momento paso a su paraíso y este no era otro que formar el cemento que une a sus descendiente. Como su señor divino ella sigue formando parte de nuestras vidas, no hay día que sus hijos no se acuerden de ella y mientras sobreviva uno de sus 21 piñones ella seguirá viva. Su vida fue dura pero siempre vio el lado positivo de la adversidad la palabra crisis siente suponía para ella oportunidad, la enfermedad la transformaba en salud señalando que otros estarían peor y obtuvo siempre consuelo de cuando la vida le era esquiva. Era un ser humilde y en esa humildad se hacia fuerte. Bajaba los golpes con deportividad sabiendo que tarde o temprano justicia encontraría, nunca tuvo prisa siempre supo esperar pues para ella la vida no acabaría aquel seis de Abril de 2011. Ahora estará disfrutando desde su atalaya de los buenos momentos que en su nombre celebran sus hijos nietos y bisnietos, acudirá como uno mas a todos los acontecimientos que nos esperan disfrutando de estos momento como solo ella sabia disfrutarlos. Es por ello mama que en este día tan señalado que Solo Dios ha querido que coincida con la muerte de su hijo Jesucristo te doy el beso mas grande y te digo que lo mismo que tu me quieres YO A TI TAMBIEN

  3. En honor a nuestra madre,en estas fechas de Semana Santa, he realizado todas sus recetas tradicionales: roscos fritos, pestiñoz,el arroz con leche,las torrijas,el potaje de bacalao sus albondigas de bacalao.
    En cada una.
    de estas recetas me he ido acordando de ella, pero he sido imcapaz de hacer sus croquetas de chocolate. Aun recuerdo su voz cuando estaba en el hospital y le estaba dando la receta a las enfermeras para que ellas las hicieran. Así era ella
    ” Mamá, ¿Cómo estas ? Yo muy bien. Niña es que no quiero que sufraís por mi. Así era ella.

  4. Pakito dijo:

    Un abrazo familia…

  5. Francisco López conesa dijo:

    MAnolo,se me quiebra el alma al leer sobre tu madre.Solo decirte,que es para sentirse orgulloso de tener una madre como ella y que se sentirà satisfecha de haber tenido unos hijos como vosotros.
    Paco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s