Otoño Morisco: I parte.


Nadie que viva o ha vivido en el albayzin es ajeno a los mil embrujos de este barrio. Como piedra preciosa se engarza en nuestra vida para no abandonarnos jamás.– Barrio que arropas y cobijas a tus vecinos, se que también llorar por los que de tu regazo han partido.- Somos muchos los que un día te dijimos adiós, hombres de hoy y de  otros tiempos, que por motivos diferentes  tuvimos  que marcharnos, pero siempre guardamos con celo esa llave que nos abrirá para siempre tu corazón.

De nuevo se asoma a nuestro blog la documentada pluma de Jesús Expósito Marín. Recreándonos una nefasta época de oscurantismo e intolerancia. Fuero miles los albaicineros, que desgraciadamente tuvieron que abandonar su amado barrio, una legión de artesano, agricultores, ganadero y letrados, hombres de bien, que se vieron abocados al abismo de la humillación y el exilio.

 MANUEL VICENTE PRADOS

 

OTOÑO MORISCO : 1ª Parte

Nunca se me hubiera ocurrido verme a mí mismo camino del exilio, dejando para siempre la tierra de mis antepasados tan querida para mí, aunque a tenor de los últimos acontecimientos esta posibilidad se volvía inevitable. Con mi esposa María, mi hijo Alonso, un carromato con mis pertenencias, mi borriquito aguador y yo mismo Alonso: el Granati, hijo de Alonso del Castillo romanceador de Felipe II, que trabajó como médico para la cancillería granadina y la inquisición  y que a su vez fue hijo de Castillo, el viejo, cristiano nuevo a la fuerza por orden del Cardenal Cisneros.

 

Marchamos a Adra, tendremos que pasar primero por Almería a recoger a mi hermano Martín y su esposa , una vez estemos todos en Adra embarcaremos definitivamente rumbo a África donde nos espera una nueva vida de incertidumbre y añoranza , tal vez nuestro destino final sea Tombuctú.

Todo empezó con la misma caída de la ciudad de Granada y la firma de las capitulaciones, por cierto muy favorables para los vencidos. En un principio Isabel y Fernando los Reyes Católicos designaron a personas que manejaron la situación muy hábilmente y fueron comprensivas con los de mi raza: el Corregidor , el Conde de Tendilla y sobre todo el Arzobispo de Granada , fray Hernando de Talavera confesor de la reina y persona de gran influencia en la corte rigieron los destinos de la ciudad de Granada con gran diplomacia para no irritar en modo alguno a vencedores ni vencidos , tratando de integrar a ambas comunidades en su convivencia diaria.

 

Esta historia que os cuento ha pasado de padres a hijos y como a mí me la contó mi padre os la cuento , así como a mi padre se la contó el suyo, aunque mi padre como mi abuelo contaron las partes que les tocó vivir , yo sin embargo os la cuento de cabo a rabo .

Los reyes Católicos volvieron a Granada en el año 1499 venía acompañándolos Francisco Jiménez de Cisneros , la ciudad seguía siendo básicamente musulmana , baños, mezquitas, trajes, lenguaje, costumbres y fiestas eran propios de la fe, pronto esto iba a cambiar. Los reyes satisfechos con la buena acogida que Granada les había dispensado y con la buena marcha del gobierno de la ciudad se trasladaron a Sevilla, dejando a Cisneros en Granada para que ayudase al Arzobispo Talavera en su labor.

 Apenas los reyes se marcharon Cisneros dejó ver su cara más intolerante, consagró como iglesia la mezquita mayor del Albayzín, imagen de lo que debería hacerse en todas la villas y lugares del reino, después dispuso algo muy doloroso para nosotros, la quema en una inmensa pira de nuestro libro sagrado “El Coran” en la Plaza Bibarrambla . Cisneros por medios coercitivos había conseguido gran número de conversiones más tenía clavada en su corazón la cuestión de los elches: cristianos que habían renegado de su fe cristiana para abrazar la religión musulmana, y esto era algo intolerable, así que ellos serían el siguiente paso.

Mandó prender a los más conspicuos y pertinaces, pero la gota que rebasó el vaso de nuestra paciencia consistió en que envió un Alguacil a prender a dos hermanos a casa de su madre ya anciana que vivía en el Albayzín  ante los gritos de dolor de la mujer, se alteró el barrio, se alborotaron los albaicineros que mataron al Alguacil y después cercaron al Cardenal Cisneros que tuvo que refugiarse en lo más profundo de la Alcazaba. Recorrieron las calles que bajaban a la ciudad clamando venganza, a continuación eligieron a 40 hombres entre ellos para que les gobernasen.

Al día siguiente acudió en ayuda del Cardenal el Marqués de Móndejar y 200 soldados , el levantamiento duró 10 días y terminó cuando por parte castellana se prometió el escrupuloso cumplimiento de las capitulaciones y por parte morisca , la entrega del asesino del Alguacil y de tres de los vecinos más levantiscos, siendo ahorcados por orden del Corregidor en la Rambla del Beiro.

 

La mayoría de aquellos 40 hombres que indujeron a la revuelta albaicinera escaparon para luego recalar en Guejar , Lanjarón, Andarax , y Sierra Bermeja , muchos mudéjares puestos en el dilema de adjurar de su religión o convertirse al cristianismo se levantaron en armas, aconsejados por aquellos que habían huido del Albayzín y se habían refugiado en diversos lugares del reino.

 

Don Fernando el Católico partió de Sevilla en Enero de 1500 para ponerse al frente de su ejército en Alhendín y marchar a la Alpujarra, tomó Lanjarón en tanto Gonzalo Fernández de Córdoba destruía el castillo de Guejar, donde previamente el Marqués de Móndejar había pasado a cuchillo a todos sus moradores y defensores. El Conde de Lecrín fue a Andarax a conquistar su fuerte y volar con pólvora la mezquita de Lujar donde se habían refugiado las mujeres y los niños, en los meses de Agosto, Septiembre y Octubre se convirtieron al cristianismo forzosamente pues ya era una política divulgada en pragmáticas las ciudades de Almería, Guadix, Baza y todos los habitantes de la Alpujarra además de otras villas y lugares del reino.

La violencia de los catequistas de Cisneros produjo nuevas sublevaciones en 1501 , los gandules ( ciudadanos de los barrios de Granada resueltos a una resistencia extrema) extendieron el alzamiento a la serranía de Ronda , en ella don Alonso de Aguilar hermano del Gran Capitán , sufrió una inmensa derrota siendo muerto en Cinalguacil, esta derrota hizo de nuevo a Don Fernando salir de campaña alcanzando el triunfo sin que hallara gran resistencia , a partir de aquí las capitulaciones fueron papel mojado. Después de esta primera guerra, una tensa clama se instaló en Granada. Los musulmanes habían perdido su condición de mudéjares para convertirse en moriscos.

 

Los moriscos se fueron congregando cada vez más en el Albayzín y los cristianos viejos en la medina de Granada acentuándose su separación. Los monfíes pululaban por los caminos y la convivencia se hizo cada vez más difícil, las pragmáticas se sucedieron y el pago de tributos por parte morisca se incrementó. En 1525 nació mi padre y fue uno de los primeros alumnos de la Universidad de Granada creada por el mismísimo Carlos V.

Bueno y en tanto ya hemos llegado a Adra, en el camino se queda muerto mi borriquillo aguador  y mi esposa María enfermó sin graves consecuencias. Habremos de esperar al barco que nos lleve allén de los mares y empezar otra vez el viaje, me he traído las llaves de mi casa albaicinera por si hubiera de volver algún día, ¡si Dios quiere! .

 

 

Fin de la primera parte :

 

 

 

Firmado Jesús Expósito Marín

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia del Albayzín. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Otoño Morisco: I parte.

  1. Antonio González Novo dijo:

    Muy triste la historia, de verdad. Pero te saltas los mismos desmanes que hicieron los moriscos en las Alpujarras. Y no te preocupes…el Albaicín poco a poco vuelve a ser del Islam. De un albaicinero descendiente de cristianos viejos…

    • mivipra dijo:

      Querido Antonio, no es ni lo fue nunca, desde este modesto blog fomentar o instalarse en el frentismo, tampoco apostar por una orilla ideológica que pudiera resultar fundamentalista y excluyente. Simplemente se recogen vivencias, experiencias y pasajes Albayzineros, por Albayzineros, intentando ser fieles a la realidad y sin importarnos el ADN de nuestra herencia, pudiendo éste ser de cristiano viejo, morisco, o cristiano nuevo. Eso sí sintiendo un enorme orgullo de que corra por nuestras venas sangre albayzinera. Antonio te agradecemos tu interés y tu tiempo de lectura de este espacio albayzinero.

  2. Muy bueno e interesante este relato tuyo sobre lo acontencido en aquellos dias por Granada, después llegará la Alpujarra y los lustros de abandono, pero es bueno suponer que esto pasó en todo nuestro ahora territorio nacional, merced al “cristianismo” de aquellos tiempo que también embarranco en el frenesí de la intransigencia con la “inquisición”. Lástima de todo lo que se ha perdido en esta nuestra amada tierra desde entonces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s