Nuestros vecinos fueron los Rodríguez-Acostas


523248_412268885493062_208618737_n

En el centro tras la muralla zirí se observa el carmen de la Concepción o carmen de los Rodríguez-Acosta

Decir vecino, es decir solidaridad, cercanía y complicidad. A los que nos tocó vivir durante los años sesenta en la Mancha Chica, también tuvimos vecinos. Pero los nuestros fueron singulares, influyentes y sobre todo muy  ricos.

7860_2

La banca Rodríguez-Acosta

La estirpe de los Rodríguez-Acosta arraiga, con profundas y viejas raíces en la Granada de siempre. La rama materna procede de emigrantes portugueses, arribaron a la ciudad del Genil en los albores del Siglo XVII. La familia paterna oriunda de Villaviciosa se instalan en Granada ya en el siglo XVIII, donde monta una cordelería, que además de vender cordeles aceptan depósitos por los que se pagan un módico interés. Tras el fallecimiento de José María Rodríguez Sancho en 1824. A Teresa Acosta le queda un capital de 200,000 reales de la fecha, que emplea en fundar una casa de prestamos; a su muerte en 1851 la matriarca había triplicado su fortuna.

Su hijo, José María Rodríguez-Acosta, toma las riendas de la rentable casa de comisiones, transformándola en un auténtico y moderno banco. Son tiempos de bonanza económica, y la familia invierte grandes cantidades en la construcción de canales de riego, fábricas azúcareras, e infraestructuras ferroviarias y eléctricas.

r-acosta

La crisis económica de principio del siglo XX hace que la banca Rodríguez-Acosta se dedique a ser un mero intermediario a comisión, al igual que los bancos de hoy en día. A José María le sucede su hijo Manuel Rodríguez, son tiempos en que los caudales de las familias más ricas de Granada confiaban en esta familia de banqueros. Don Manuel tendrá dos hijos, José María y Miguel Rodríguez-Acosta González de Cámara.

jose maria rodrigez acosta

Jose Maia Rodríguez-Acosta

José María será un pintor internacionalmente reconocido, se construye un espléndido carmen en la Alhambra que le sirve de estudio, que posteriormente se convertirá en sede de la prestigiosa fundación de arte Rodríguez-Acosta.

Miguel se encarga de seguir con la tradición financiera de la familia. Después de 166 años de existencia la banca granadina será absorbida por el Banco Central. Tras funcionar como organismo destinado a la inversión en cartera, en 1970 será absorbido por la Financiera de Valores SA (Fivasa), perteneciente a la familia Rodríguez-Acosta.

jose maria rodriguez acosta

Pintura de José María Rodríguez-Acosta

Los hijos de Miguel Rodríguez-Acosta, Miguel y José Manuel Rodríguez–Acosta, fundan en los años sesenta el Banco Granada, una financiera industrial que debido a la crisis del petróleo también será absorbida por el Banco Central… Posteriormente la entidad será comprada por el Banco Alcalá y en 1996 pasa a formar parte de la red de sucursales de la Caixa de Cataluña.

CARMEN RODRIGUEZ ACOSTA

Fundación Rodríguez-Acosta

Del matrimonio de Miguel Rodríguez-Acosta y la sueca Margarita Carlstrom, nace en 1927 Miguel Rodríguez-Acosta Carlstrom que se consagrará como un excelente pintor y grabador. Un hijo de éste, Manuel Rodríguez-Acosta y Fernández-Figares, fundará la potente y activa constructora Comares que tras producir pingües beneficios en el boom inmobiliario, terminará siendo todo un escándalo financiero.

7853_11

Miguel Rodríguez-Acosta Carlstrom

En lo más alto de la Alcazaba Cadima, y limitado por las calles Aljibe de la Gitana, placeta de las Minas y María de la Miel, existió en el siglo XIX un extenso espacio, donde media docena de casuchas anárquicamente situadas junto a unas desniveladas paratas formaba lo que se llamo el Huerto de Lopera. Renombrado vergel donde se cultivaban las más frescas hortalizas del barrio.

564472_602257899817831_807653667_n

En un segundo plano el Carmen de la Concepción

Con la pretensión de construir un fabuloso y amplio carmen, esta finca fue adquirida a principios del siglo XX por la familia Rodríguez-Acosta. En 1913 comenzaron, en el centro de la parcela, la construcción de una ostentosa villa historicista. Una larga escalinata nos conduce a la parte central del edificio, que se encuentra retranqueado y enmarcado por dos cuerpos laterales y salientes. En el encuentro del bloque central con el lateral izquierdo emerge un imponente torreón abierto y coronado por tres arcos de medio punto sobre pilastras de ladrillo que abarca las cuatro caras.

1380568_622569421120012_1754328761_n

El torreón del carmen, siempre oculto por grandes pinos.

Con una balaustrada de obra y una armadura de madera, es el punto más elevado de toda la construcción. Sus vistas son imposibles de describir, la Alhambra casi se puede tocar con la mano, luces majestuosas flanqueadas por el blanco Generalife y una siempre verde vega. Al fondo la escarchada y plateada sierra se hace por momentos cada vez más cercana y fría.

Desde la casa se desciende por una pendiente escalinata, que a la vez organiza unos espléndidos jardines estilo francés, terminando en una amplia parata final con bello trazado geométrico.

PLAN CARMEN DE LA CONCEPCION

Plano del Carmen de la Concepción

Este carmen llamado de la Concepción, es considerado como el más grande del Albayzín, ocupa tres cuartas partes de una vasta manzana que delimitan las calles Aljibe de la Gitana, Cristo de las Azucenas, Pilar Seco, Camino Nuevo de San Nicolás y María de la Miel.

En este palacete han veraneado de incógnito y a hurtadillas más de una generación de los Rodríguez-Acosta. También en sus amplios salones y jardines se han dado cita las más altas esferas sociales y económicas de la sociedad granadina.

P3080021

Entrada al Carmen de la Concepción

Fueron los otros vecinos, aquellos que intuyes que existen e incluso sabes donde ubicar, pero nunca los has visto y seguro que jamás los verás. Solo y con un poco de suerte, al transitar por la placeta de las minas, cuando el largo y oscuro coche cruce el gran portón claveteado, los podrás avistar. Unos segundos la pesada puerta permanecerá entreabierta, desde fuera se verá el acceso al jardín, pero el alto seto que encierra un gran estanque no dejará contemplar su fachada principal. El resto de los días, de los meses y de los años aquella portada de ladrillo, con arco de medio punto y portón de clavos continuará cerrada a cal y canto. Altas tapias y gruesos paredones lo blindarán por los cuatro costados.

312515_313209845371360_100000470428143_1308342_1795399012_n

Cuesta de María de la Miel.

La familia de banqueros, con su afán especulativo y caprichoso, siempre ambicionó poseer toda la  manzana. De esta manera el rico linaje entra en un periodo expansivo, que tendrá su punto más álgido en los cambiantes años sesenta. El tercio que les resta de la manzana está ocupado por un heterogéneo grupo de viejas edificaciones, donde viven como piojo en costura y en régimen de alquiler una legión de humildes familias.

Entre estas sencillas y respetuosas gentes si que siempre encontramos a nuestros verdaderos vecinos, gente afable, servicial, desinteresada y siempre dispuesta a dar todo por su vecino.

562516_3945610208475_1526621585_5136834_475596053_n

Albaicineros

Después de execrables negociaciones llevadas a cabo por una funesta comitiva bancaria. Las antiguas casas colindantes se fueron vendiendo sin remedio. Propietarios con inquilinos de renta antigua imposibilitados para arreglar unas viejas casas que se desmoronan; viudas que se quedan en la indigencia y herederos que no se entienden, son las principales víctimas de este indecente saqueo. Todas estas circunstancias eran minuciosamente estudiadas y procesadas por los equipos asesores de los Rodríguez-Acosta, el fin de realizar una compra limpia y barata.

383253_108286615989605_91513435_n

Calle Pilar Seco.

A nosotros nos tocó el turno en el sesenta y cuatro, como propietarios de las fincas número 2 y 4 del Pilar Seco y la número 1 del camino Nuevo de San Nicolás, éramos un auténtico pez gordo. Mi abuela, viuda y con siete hijos independizados, que a veces estaban en discordia, podría ser una empresa viable para los Rodríguez-Acosta. Una fresquita tarde de octubre llegó la trajeada comitiva, formada por abogados, corredores, tasadores y otra gente importante, que fue recibida con expectación por mi abuela y sus siete vástagos. Tras hacerlos pasar al oscuro y contorneado gabinete, auténtica joya realizada en palo santo con abigarradas filigranas en oro e incrustaciones de nácar, que la abuela había heredado de su tía “la rica” y le gustaba exhibir en ocasiones solemnes. Los formales señores comunicaron que representaban a la familia Rodríguez-Acosta, y que estaban interesados en comprar las casas, que pusiéramos precio. Mi abuela después de mucho adornar su discurso, concretó que por menos de siete millones no vendía, por lo menos que tocaran a un millón cada uno de sus hijos.

abuela mercedes

La abuela Mercedes

Los comisionados se echaron las manos a la cabeza, -Qué barbaridad, ¡siete millones! Dónde se ha visto.- Estaríamos dispuestos a pagar la sustanciosa cantidad de tres millones de pesetas, con esa cantidad cada uno de sus hijos se podría comprar un moderno piso en el Zaidín. A lo que mi abuela con genio espetó,  -Para comprar siete cajones de cómoda en ese barrio tan raro, se quedan en sus buenos pisos que tienen aquí, en el Albayzín, en su barrio.- Con estas palabras dio por cerrada la reunión. Por cierto, aunque de vez en cuando hubo rumores de compra nunca más pisaron nuestra casa.

64935_473830329319572_1747583531_n

La casa de la Estrella y los telares de la calle Pilar Seco

En cambio, la mayoría de nuestros vecinos no corrieron la misma suerte. Todas aquellas familiares y alegres casas, que siempre llenaron de vida la variopinta manzana, fueron a engrosar la abultada cartera inmobiliaria de la familia Rodríguez-Acosta.Los propietarios que vendían no fueron los más perjudicados, aunque triste por abandonar su casa y el barrio de toda la vida, siempre se llevaban un dinerillo para poder rehacer su vida a otro sitio. Los más desgraciados fueron los que vivían de alquiler. Siempre se les llamó los bichos, eran un incordio para el que vende, pues deprecia el valor del inmueble y una verdadera pesadilla para el que compra, por que nunca sabe que hacer con ellos. El comprar un inmueble con bichos siempre fue un rompecabezas.

images

Calle Algibe de la Gitana

561664_148833021923685_12589350_n

Fueron las madres de mis vecinos.

Para mis queridos vecinos o “bichos”, esto fue un auténtico purgatorio que supieron resistir estoicamente. Aquellas humildes viviendas siempre tan mimadas por mis vecinos, pasaron a sufrir el más cruel abandono, el dueño no se preocupaba por su inmueble y además no les permitía que se arreglara. La vieja táctica de aburrir al inquilino, fue dando sus frutos. Pero siempre hubo héroes que por nada en el mundo bajarían su barrio o realmente no tenían donde caerse muertos. Para estos recalcitrantes inquilinos siempre hubo una calderilla, en forma de indemnización, que suavizará el mal trago.

Familias enteras de la noche a la mañana dejaban de ser nuestros vecinos, desterrados como aquellos moriscos, se fueron sigilosamente y con la casa acuestas; caminando  hacia esos barrios para trabajadores que tanto fomentaron los planes de desarrollo franquistas.

cristo de las azucenas

La placeta del Cristo de las Azucenas ( a la derecha la casa de los Quirantes)

Se fueron, sin duda se fueron, y los que allí nos quedamos lloramos su ausencia durante mucho tiempo. Qué será de aquella numerosa familia del los Quirantes, los que vivían en Cristo de las Azucenas; y de Antonio con sus ruidosos telares del Pilar Seco; y los hijos de la Estrella, unos auténticos diablos con el balón en los pies. Por dónde andará mi buen amigo Antonio Bonilla y sus dos guapas hermanas, vivían en la cuesta María de la Miel. También recuerdo a mi querido amigo Jesús Sánchez Muros, tan educado, tan correcto y siempre pendiente de su hermano y su abnegada madre; la huevería de Adarve; la tienda de chucherías de la Gorda y otras muchas más familias, que aunque las recuerdo perfectamente me es imposible ponerles nombre.

Calle Pilar Seco 4

Boda y jubilo en la calle Pilar Seco 4

En el Zaidin y la Chana volvieron a coincidir lo mejor del Albayzín, el pueblo, la esencia, la alegría, el habla, la cocina, las costumbres y el alma de un barrio que nunca muere.

Pero pasó el tiempo, sí, ese gran mentiroso que siempre nos engaña, el gran farsante que creemos que siempre nos acompaña, pero la verdad es que al menor descuido nos deja tirados, siendo nosotros los que pasamos no dejando de envejecer.

P1290628

El antiguo bar “El Granizo” transformado en una magnífica casa

Una lluviosa mañana de no hace muchos años, salía mi madre “Cándida”, tan dispuesta como siempre, de la farmacia de la calle María de la Miel, ella la llamaba la “Farmacia de Manolito”, este fue un diligente y cariñoso mancebo que entró de niño y conoció a más de media docena de farmacéuticos. Mamá tuvo tan mala fortuna que se resbaló sobre las mojadas piedras y dio de bruces en el suelo. A sus gritos de socorro acudió un joven que salía de la casa que hace años fue el popular bar del Granizo. El solidario muchacho como pudo la incorporó,-¿Señora, se ha hecho daño?, – No hijo mío, muchísimas gracias. Mi madre después de mirarlo con agradecimiento y no poca intención le preguntó – ¿Tú eres de los Rodríguez-Acosta, verdad? -Yo conocí a tu abuelo, don Miguel, tan apuesto guapetón como tú. El joven ruborizado y cabizbajo dijo – Sí, sí, pero la familia ha crecido y ya somos muchos.

pnteon de los rodrigu ez acosta

El panteón de los Rodríguez-Acosta

“Ya somos muchos” con estas tres palabras definió el fin de aquella notable y selecta familia de la Granada del siglo XX. El tiempo y la evolución terminó con aquella oligarquía familiar, se fue lentamente disolviendo, socializándose e integrándose en la sociedad granadina. Y paradójicamente un descendiente de esa familia que nunca supo ser vecina del Albayzín, ha elegido este rincón legendario para vivir con su familia y convertirse en un auténtico albaycinero…

El presente de este querido Albayzín siempre lo encontraremos en el pasado, un pretérito que fue y que irremediablemente no lo podemos cambiar. Desde la efímera actualidad pretendemos predecir su futuro, pero la evolución es caprichosa y depende de múltiples variables. ¿Dónde irá a parar este heterogéneo Albayzín? Por una parte vemos a ese bajo Albayzín, que tras muchos esfuerzos y ayudado por la cercanía a la ciudad, ha logrado restaurar sus casas, adecentar sus calles… Creando un encomiable y denso núcleo vecinal. Al otro extremo el alto Albayzin, el genuino de siempre, donde los viejos albayzineros junto a algunas familias de jóvenes, y al amparo de un endeble comercio resiste como puede, privándose de algunos modernos adelantos. Y en medio, esa solitaria Alcazaba Cadima de calles fantasmales y puertas cerradas, donde viven media docenas de familias adineradas.

077_samuelsantos

Albayzin

Si a esto le añadimos las riadas de turistas que de manera torrencial se desplazan por sus calles más principales, las oleadas de mesas y sillas que ocupan plazas y terrazas, ese artero y estridente trenecito (que mejor no te lo encuentres), los grupos antisistema que viven a su bola,  los pocos votos que representa para los políticos el escaso vecindario, una universidad que retoza en sus laureles y endogamia, un patronato de la Alhambra que ve al Albayzín como la opción B de restrictiva política turística. Auténticas realidades que hacen de este antiquísimo barrio, madre de nuestra Granada, se encuentre en una encrucijada de la que le será muy difícil salir.

Manuel Vicente Prados

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Albayzín y sus gentes. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Nuestros vecinos fueron los Rodríguez-Acostas

  1. Daniela dijo:

    Cuanta razon ..y cuanta verdad en sus palabras . Muchisimas gracias por su escrito tan interesante . No conocia tan de cerca los Acosta ni lo que exactamente habian echo . Gracias de nuevo .

  2. Enrique dijo:

    Para muchos albayzineros de clases humilde no dejaron de ser una familia adinerada con muy buenas posesiones. Pero está bien conocer la historia y saber lo que hicieron.

  3. Mercedes Carrasco Jimenez dijo:

    Muy interesante y ameno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s