El día de difuntos


1962639_516583501777586_4839932670427721685_n

Hoy es martes, qué triste es este dos de noviembre de 1965. Acaba de llegar la tía Joaquina, como todos los años, la hermana mayor de mi abuela sube como puede desde su casa en la Placeta de Carvajales. A pesar de su maltrecha salud, nunca ha faltado a la tradicional cita del día de difuntos.

Tia Joaquina

Tia Joaquina

Placeta de los Carvajales

Placeta de los Carvajales

Es una fecha para el recogimiento y la melancolía. Esta tarde mis tíos no han abierto el bar de la “Mancha Chica”. Pronto ha anochecido, en la sombría cocina las chispeantes mariposas lucen cada vez con más fulgor. Alrededor de la mesa camilla la vieja “tía Joaquina”, mi abuela Mercedes, mi madre y algunas de mis tías rezan el rosario que se emite en radio Granada. El ambiento es denso, como si todos los difuntos de la familia se fueran a reunir.

Pensamientos trasnochados, fotos en sepia, palabras antes dichas, todo se convierte en unos recuerdos que no dejan de reverberar en las cabezas de los allí presentes. Los más jóvenes ajenos a este mundo trascendental no dejamos de revolotear y dar la lata. Lo que nos embriaga es el olor a chamusquina de los boniatos y castañas recién asadas.

Aguador el Algibetrillo

Aguador en el Algibetrillo

A la luz mortecina de la bombilla incandescente la tarde fue pasando. Los dulces boniatos y el siempre reconfortante aguardiente supieron relajar el tenso ambiente. Como todos los años empezaron a fluir las ocurrencias e historias de muertos, que año tras año se vuelven a repetir. -A mi se me apareció…., -yo conocí a….. En el velatorio de…Anécdotas archiconocidas que iban relatando los allí presentes. Pero “tía Joaquina” con sugestiva y misteriosa voz, se hizo con el auditorio. -Callad, callad, os voy a contar una historia que cuando me la contaron se me pusieron los pelos de punta.

En una humilde casucha, muy cerca del Algibetrillo,  vivía Juan y su hija Margarita. Aguador alegre e infatigable, dedicaba todo el día en acarrear agua desde el Avellano “allá abajos” a la ciudad. Pero un día, el infortunio llegó a su casa, una tisis galopante se llevó a su mujer para siempre. Desde ese momento su cándida yhermosa hija se convirtió en su paño de lágrimas.

Algibetrillo

Algibetrillo

Una fría tarde de febrero se encontraba padre e hija en la chimenea, apurando el calor de la ultima brizna, cuando alguien llamó a la puerta. -Padre parece que alguien ha llamado a la puerta. Juan encogido por el frió se asomo al balcón, estaba cayendo un nevazo, los copos de nieve eran tan grande que apenas dejaban ver el umbral de su casa. – no se ve a nadie, habrá sido el crujir de la puerta.

Al rato se volvieron a oír los golpes, pero esta vez acompañados de una voz que imploraba.- Por el amor de Dios dejadme entrar….- Padre han vuelto a llamar. –ahora si es verdad,  Margarita corre y abre. Al abrir la puerta una corriente desagradable y fría penetró. Una dama alta, delgada, enlutada y con la cara tapada por un oscuro velo entró en la casa. Dirigiéndose a Juan le dijo, – la nieve ha tapado los escalones, borrando todas las calles, no puedo volver a mi casa. Estoy muerta de frió, por favor dejadme pasar la noche aquí. – Mi hogar siempre esta abierto para el que tiene necesidad; Contestó Juan.  –Muchas gracias, murmuró la enlutada mientras tomaba asiento en la silla que ocupaba  Margarita. – Hija prepara un buen tazón de leche, para que esta señora se pueda calentar el estomago. Mientras que la joven realizaba los preparativos en la habitación contigua, Juan mira de reojo a la extraña dama, cohibido e incomodo una especie de terror supersticioso lo embarga578977_449773141725192_1182400236_n

De repente se oye un golpe atronador en la cocina, Juan acude veloz, no puede creer lo que ven sus ojos, su querida hija yace inerte en el suelo, un rió de sangre mana por su nariz y oídos, la escena es dantesca, la niña de de sus ojos se ha desnucado. Observa con estupor como la dama enlutada que ha permanecido impasible. Por fin levanta el velo que tapa su cara. El padre retrocede con espanto, sus ojos se le salen las órbitas. Descubre el rostro repugnante y fatídico de la muerte, la escalofriante parca deja ver su huesudo rostro, en sus órbitas vacías unas extrañas fluorescencias ponen el terror en su mirada.  Juan como un loco se lanza sobre la enlutada, aforrándose a su cuello aprieta y aprieta con fuerza, hasta que se da cuenta que esta cogiendo la nada. La muerte había desaparecido. Enajenado dio un salto, abrió la puerta y se lazó a la calle, – no corras, no corras maldita, te has llevado a mi hija, – te cogeré, no te escondas…, te cogeré, como un loco, el padre se pasó la noche recorriendo de arriba a bajo las estrechas calles del Albaicin. Mientras en su casa, una mansa columna de blanco humo sigue elevándose ajena a la tragedia ocurrida en sus entrañas.

De Duelo jose maria lopez mesquita

A la mañana siguiente unos barrenderos encontraron el cadáver de Juan envuelto en blanco sudario de nieve

Poco se comentó entre los vecinos del Algibetrillo,  estos luctuosos hechos. El miedo a la parca selló sus labios para siempre. Han pasado décadas de esta trágica historia, aún los vecinos evitan pasar delante de aquella casucha que nunca volvió a ser habitada, y que a pesar de los años sigue hoy en día en pié .

margen5523RRRALBAYZIN2Marge55jpg

La verdad es que la impredecible “tía Joaquina”  ese día nos metió el miedo en el cuerpo. Mis tías se fueron de dos en dos; y os puedo asegure que aquella noche todos dormimos con la luz encendida.

Manuel Vicente Prados

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Albayzín y sus gentes, Vivencias en el Albayzín. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s