AMOR RIFEÑO 1921 ( Segunda parte)


479754_114669678696604_210299748_n

Pensaron, nunca podremos atravesarlo, cuando de pronto divisaron una columna de jinetes rifeños, el miedo a ser descubiertos y enfrentarse a una muerte segura los llevó a adentrarse en el mar, para nadar y nadar sin volver la vista atrás, desesperadamente como si les persiguiera el mismísimo diablo, cuando se dieron cuenta no divisaban tierra alguna, de súbito Amina observó una aleta en el agua y gritó desaforadamente, al instante Bartolomé giró la cabeza y dijo, no tengas miedo es un banco de atunes atraído por esta concentración de pesca. Un barco pesquero se disponía a lanzar sus redes cuando divisaron a los dos náufragos y los subió a bordo. Se pusieron ropa seca y contaron al capitán del barco ni más ni menos que la verdad, después de 30 días de pesca regresaron a su base que no era otro que el puerto granadino de Motril, allí descansaron para seguir su ruta a Granada donde le esperaba su vergel albaicinero.

Puente verde sobre el Genil, años 20

Puente verde sobre el Genil, años 20

Marcharon a la capital entre carros gracias a la hospitalidad de unos buhoneros que los dejaron acomodarse en uno de ellos, y cruzaron el puente que llamaban romano sobre el  río  Genil. Allí se despidieron de los buhoneros, siguieron hacia Puerta Real para visitar a la virgen de las Angustias, a Bartolomé se le llenaron los ojos de lágrimas, el run run de gentío estaba por doquier y el ir y venir de tranvías era constante, Amina admirada por tal espectáculo no dejaba de mirar de un lado a otro atónita, subieron por la calle Reyes Católicos con todos los toldos de las tiendas extendidos debido a los rigores del verano granadino.

Calle Reyes Católicos

Calle Reyes Católicos

 

Al final de la calle divisaron la Gran Vía a la izquierda con sus bancos, cafeterías, cines y sus opulentos edificios, hubieron de recorrerla casi en su totalidad para luego torcer a la derecha y por una bocacalle desembocar en la plaza del triunfo donde la Puerta de Elvira pareció decirle !Ya estás en tu barrio! Subieron apenas 20 pasos para entrar en el Zenete y abrazar por fin a su abuela materna. 

Él la presentó como su prometida y le habló de donde era ella y las circunstancias de su encuentro y del amor que ahora los unía, decidieron que Amina quedara allí en aquella casa y de inmediato marchara a ver a sus padre, a grandes zancadas subió la cuesta de Alhacaba en la Plaza Larga y se encontró a un gran amigo que sorprendido lo recibió con un fuerte abrazo.

Carril de la Lona

Carril de la Lona

 

La alegría fue tremenda y tanto la madre como el padre derramaron lágrimas de alegría, después de la euforia de los primeros momentos y que todos se hubieron calmado se impuso el sentido común, las noticias que

Gobierno Militar

Gobierno Militar

habían recibido decían que se encontraba prisionero, la primera decisión fue presentarse en el gobierno militar, allí quedaron perplejos de que un soldado español que rezaba como prisionero de guerra hubiera conseguido escapar y corriera a presentarse a las autoridades. En el intervalo de tiempo transcurrido entre su apresamiento y su viaje al Gobierno militar su reemplazo había sido licenciado y la legión se había hecho cargo de su sector, por lo cual ya era un civil más.

Plaza Larga

Plaza Larga

Subió a toda velocidad a dar la noticia a sus padres y al mismo tiempo a hablarles de aquella mujer a la debía su vida, y él ahora le dedicaría la suya, sus padres intentaron convencerlo de lo poco viable de sus intenciones al fin y al cabo ella está ilegalmente en España, más ante la tozudez de su hijo, entre todos tendrían que buscar una solución, después de hablar con el párroco del Salvador decidieron que el matrimonio era esa solución, algo visto con buenos ojos por los enamorados.

Calle de San Luis

Calle de San Luis

 

Amina siguió viviendo en casa de su abuela materna, hablaba con fuerte acento rifeño, salía muy poco a la calle e intentaba pasar desapercibida. El matrimonio debía celebrarse lo antes posible, con la mayor premura y en poco tiempo todo estaba preparado, él consiguió de nuevo su viejo trabajo en el taller de calderería y ella había preparado el ajuar, mientras alquilaban una casita enfrente de la iglesia de San Luis, el matrimonio se celebró en el Salvador, multitudinario y alegre, fue la culminación de un amor de película digna de Rodolfo Valentino.

1458554_10200154796630893_1044438712_n

 

 

En el Albaicín granadino se habló mucho tiempo de este gran acontecimiento, no se yo si pervive en el barrio el recuerdo de aquella extraña pareja. El matrimonio se celebró en 1920, han pasado muchos años pero puede que alguien en algún lugar haya oído esta historia contada por sus mayores, si no es así, yo os la cuento para disfrute de todo

                                 FIN

 Firmado:

Jesús Expósito Marín

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia del Albayzín. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a AMOR RIFEÑO 1921 ( Segunda parte)

  1. Marisa Doña (Campanilla) dijo:

    que guapa está mi madre en esa foto. La última del texto, a la izquerda, sentada en la puerta de su casa de La Lona, cosiendo con una amiga y su sobrino Antonio (Kiki) y detrás su amiga Maruja, guapisima.
    Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s