SAN NICOLAS, UN MOSAICO DE PEQUEÑAS HISTORIAS


barrio-de-albaicin_510044En el  mismo centro de ese poliédrico barrio, entre verdes aristas y mil blancas caras, luce desde 1524 la Iglesia de San Nicolás. Emplazada en lo más alto de la Alcazaba Cadima preside en todo momento la vida en el Albayzin; esbelta y siempre blanca fue una de las primeras iglesias que se levantaron tras la conquista de Granada. La fatiga de la guerra y la penuria económica no fue óbice en la evangelizadora obsesión de la católica reina. 422270_261245267320776_997176239_nSi consultáis las múltiples guías de Granada, siempre se os dirá que la iglesia de San Nicolás tiene escaso valor artístico, pero somos muchos los que discrepamos en tal asunto. A medio camino entre un gotiquillo tardío y un mudéjar desvaído, la iglesia es un claro exponente de la arquitectura morisca del barrio, graciosa y humilde hunde sus cimientos en lo que fue la antigua aljama de la vieja alcazaba.

IGLESIA DE SAN NICOLAS

Iglesia de San Nicolás

El maestro Rodrigo Hernández junto a los sabios consejos de los alarifes albaicineros, dirige las obras que comienza  en 1501 y tras un febril trabajo constructivo culmina en el año 1522.

Plaza de San Nicolas 1922.Acuarela de Aperley

Plaza de San Nicolás 1922.Acuarela de Aperley

IGLESIA DE SAN NICOLAS

Iglesia de san Nicolás, con su nueva puerta clasicista a finales del siglo XIX.

Llama la atención  su pretendida sencillez, de planta rectangular y con una sola nave sin capilla mayor, se divide en  cuatro tramos  por arcos ojivales, los dos tramos de la cabecera están cubiertos por bóveda de  piedra, mientras  que los  pies están cubiertos por una armadura de madera, en los laterales al cobijo de los estribos de los grades arcos nace cinco airosas capillas por cada lado. La puerta principal es un arco apuntado que se sitúa en los pies, y  también existe otra entrada accesoria de igual factura localizada en su costado septentrional.La noche del 21 de febrero de 1828 un rayo cayó sobre el templo, produciendo un importante incendio que causo grades daños en la estructura y en su patrimonio artístico. Posiblemente para darle solidez al edificio se cerraron las antiguas puertas, abriéndose una nueva de estilo clasicista que mira a los palacios nazaríes. Adosada al ángulo izquierdo de los pies de la iglesia, emerge con naturalidad, desde 1543 su blanca torre que remeda los alminares hispano-musulmanes, decorada con  escudos del Arzobispo Niño de Guevara se ha convertido en uno de los iconos paisajísticos del barrio.

PLAZA DE SAN NICOLAS CON SU CRUZ ANTIGUA

Plaza de San Nicolás con su antigua cruz

La iglesia realizada en ladrillo, forma un conjunto de volúmenes limpios y sencillos, donde el rojo almagra de sus aleros e imposta perfila y da vida a  sus encalados muros y tapiales.

-El 12 de agosto de 1931 viviste la noche más triste de tu dilatada vida, un grupo de jóvenes y enajenados anticlericales te pegaron fuego por los cuatro costados, con asesinas hachas violentaron tu sólida puerta, te fueron arrancando confesionarios, bancos, estera e imágenes para hacer en el centro una gran pira que ardió como la tea.

10703535_277219712489352_8597193931287125335_n

La iglesia tras el incendio de 1931

Las llamas te devoraron las entrañas, viste como se derretía el oro de tus retablos, y como tus santas imágenes se convertían en  ingrávidas pavesas, por tus amplios ventanales el negro humo salía a borbotones. Presenciaste como tu santo titular fue profanado, mutilado y finalmente arrojado a un balate, también viste como se derrumbaba  la sobria cruz que siempre presidió tu plazoleta. La pesadilla duró toda la madrugada y al amanecer sólo quedó en pie una negra torre y unos tambaleantes muros perimetrales. Fue una aciaga noche de verano, de la que todos los granadinos no dejaremos de arrepentirnos. 300728_2563485804349_1170218818_33136936_1939379065_n La iglesia de San Nicolás se convirtió en un solar abandonado que fue utilizado como cantería y vertedero. Durante la guerra civil se limpió el solar y se realizaron algunos trabajos de consolidación. Durante la posguerra también se realizaron esporádicamente algunos trabajos de rehabilitación, hasta quedar totalmente techada en 1942. En una tercera etapa  impulsada y financiada en parte por la cofradía de Santísimo  Cristo de la Misericordia  se retomaron los trabajos de restauración que concluirán con la apertura de la iglesia al culto en 1985, pasando a depender de la parroquia de San José y siendo su párroco el sacerdote, escritor y poeta don Juan Sánchez Ocaña.

En su dilatada historia la  iglesia de San Nicolás ha sido mil veces herida de muerte, pero siempre ha sabido resurgir de sus propias cenizas para ser el inmaculado emblema de todos los albayzineros. Nos contaba Francisco Izquierdo, con su característico desparpajo, que todos los santos tienen peana, pero que la de San Nicolás es formidable y vaya razón que tenía el escritor albaicinero. Una maraña de calles que suben y bajan para siempre llegar al mismo sitio, un desorden ordenado que va formando un rosario de tejadillos, azoteas, cipreses y floridos rosales que culmina en la plaza de de San Nicolás, con  esa soberbia cruz que con tanto acierto nos obsequio Gallego Burín “El alcalde de Granada”.27538112   Para los creyentes, el interior del templo encierra lo extraordinario, pero su exterior no es menos sobrenatural, se asoma a esa explanada que es la plaza de San Nicolás, bautizada con buen criterio como el balcón del Albayzín. Fantástica vista donde, de un verdinegro nacen rojos muros que crecen para transformarse en doradas torres y ricos palacios; a la izquierda en un segundo plano el blanco Generalife, agazapado y siempre temeroso del gran macizo helado, mira de reojo a la Alhambra; y a la derecha en el profundo llano se encuentra la trajinante y voraz ciudad con sus ruidos y contaminación, sin dejar de engullir a esa serena vega, que cubierta por un azulado velo parece ajena a su fatal destino. 734956_400693466684566_1692830167_nEl 6 de diciembre se celebra el día del bendito San Nicolás de Bari, los  granadinos de finales del siglo XIX se preparan para subir en romería al alto Albayzín. Labriegos de la vega junto a señoritos de la ciudad, unos descalzos, otros con cirios y los más con sus exvotos bien apretados entre sus manos, escalan con júbilo las torcidas calles que les llevarán a la anchurosa plazoleta sobre la que descansa la morada del Santo Bueno. Los peregrinos van ocupando los duros poyos de piedra, mientras descansa, disfrutan de las espléndidas vistas, y los más se entretienen en cuitas ajenas al evento. Puestos de barretas, de bollos y aguadores que con cristalinos vasos venden el agua celestial del aljibe de San Nicolás. 10246497_650042758377035_7279788114285207027_n En 1970 el escultor Salazar realiza una soberbia talla del Santo  que colocan en el altar mayor. Relegando la antigua imagen “San Nicolás viejo, el milagroso” a una capillita. Decisión que no agradó a los albaicineros que lo consideraban más milagrero, como lo atestigua las paredes de su capilla que estaban completamente abarrotadas de exvotos.  Afán Ribera desde su carmen de las Tres Estrellas nos deleita con la historia de aquella joven, vecina de de la calle Oidores, de preciosa melena, envidia de todas las mocitas del barrio. Un día a su novio lo llamaron a filas y tuvo que embarcar para Cuba. La desolada muchacha tuvo un inquietante pesadilla, soñó que su prometido se estaba ahogando en un mar embravecido, y en el último instante se aferró a su larga cabellera salvando la vida. Tanto le afecto la onírica angustia que un día se cortó la trenza y como exvoto  se la ofreció a San Nicolás el Viejo.

SAN NICOLAS MAYO 1933

Plaza de San Nicolàs en mayo de 1930

Pasados unos meses corrió la noticia que los licenciados habían desembarcado en Santander, todo el mundo augurando una dulce boda, dio su enhorabuena a la casadera. Pero la historia tenía guasa, el intrépido galán sí que se agarró a los encrespados pelos de una mulata de la Habana. La desesperación de la pelona novia fue grande, lo mismo que su venganza, hubo palabras, arañazos y la desengañada se trajo entre sus uñas un buen manojo de rizos mas bien lanudos que sedosos. Cuenta las malas lenguas que se los colocó a manera de tupé para cubrir la desnudez de su cabeza. Y pasadas unas semanas los arrancados rizos aparecieron colgados junto a los suyos en la capillita de San Nicolás milagroso.

62281_109999489163623_24942607_n

El aljibe de San Nicolàs, cuadro de G.Aperley

Se puede decir que junto a la Virgen de las Angustias es San Nicolás el santo más querido, y prueba de ello es la manifestación religiosa que se realiza cada día 6 de mes y durante todos los meses del año, devoción que se ha ido trasmitiendo de generación en generación. Cuando quemaron la iglesia los peregrinos seguían acudiendo a visitar al santo en la vecina parroquia de  San José. Los que hemos vivido en el Albayzín aún recordamos a nuestras abuelas y madres cuando cada seis de mes asistían con fervor a la novena de San Nicolás. El San Nicolás que a mí me toco vivir fue el de los años sesenta, pasado el tiempo casi todos coincidimos en que fue durante la infancia cuando realmente conocimos la felicidad.

312442_241687845866275_3668655_n

El aljibe de San Nicolás y los alumnos de Colegio Gòmez Moreno

La plaza de San Nicolás fue mi segunda casa, sitio de juegos y encuentro de amigos, en sus agujereado poyo he pasado muchas horas de mi vida, aún recuerdo la primera calada a ese clandestino cigarrillo comprado a medias, el crujir de las pipas, el retumbar de los petardos, el pedir prestada una bicicleta para dar una vuelta, las vivencias de mi amigo Mariano cuando un día acompañando a su madre al misterioso estudio de Apperley, pudo admirar cientos de cuadros de mujeres desnudas, y aún siento el vuelco en mi estomago al mirar aquella niña de pelo largo y falda plisada. El tumbarse boca arriba sobre los fríos bancos y ver un cielo cuajado de estrellas, un tiempo para soñar y poder coger el futuro con las manos.

BONITA FOTO DE UNA QUERIDA Y LLORADA VECINA

Bonita foto de una querida y llorada vecina

-Aquella antigua puerta clausurada de la iglesia que nos servía de frontón;  la inclinada explanada de enfrente, lugar adecuado para practicar el fútbol y romper los “gorilas” de la temporada. Ese pilar de dos caños, adosado al aljibe, que tantas veces  refrescó nuestra sedientas fauces. Abrevadero de lujo para burros, perros, gatos y otros animales. La resbaladiza bóveda del aljibe, que con esfuerzo introduciendo los dedos y las punteras entre los ladrillos tratábamos de escalar y coronar la cima, y a la postre desbancar a ese niño más hábil que nosotros, que pisándonos las manos y con malas artes nos dificultaba la ascensión. 422731_288916317828320_100001298637260_713638_1951564230_nTodos estamos orgullosos de ir a las escuelas de San Nicolás. Pobre Gómez Moreno que siempre se quedó olvidado en el dintel de la puerta de nuestra querido colegio. Fue la plaza de las pinturas al aire libre, la de los castillos de fuegos artificiales, la de música y verbenas, la de los turistas extravagantes, la de eventos imposibles, la del puesto de membrillos y almencinas, la de esa vieja con raída cesta de mimbre y siempre repleta de chucherías, la del solitario junto a su farola, la del soñador, la de los rodajes de cine y la de los buenos vecinos que se reúnen en torno una fresquita sangría, la del bebé con su abollado tacatá, la de las modistillas, la de la abnegada madre que cuida a su prole, la del padre que se aísla de la rutina familiar, la del borracho que bebe para olvidar, la de las parejas que buscan la penumbra y la del viejo que siempre tiene frío.

11

Alrededor de una fresca sangria

Así fue la plaza que yo conocí. Muy diferente a la que vivieron mis abuelos, mis padres, mis hijos y la que disfrutarán futuras generaciones, pero en todas las épocas no lo dudéis este buen Santo que un día llegó al barrio para quedarse, sabrá proteger y velar los sueños de todos los albayzineros.

430923_2634962171480_1560859691_n

Lugar de meditacion

MANUEL VICENTE PRADOS

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia del Albayzín. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a SAN NICOLAS, UN MOSAICO DE PEQUEÑAS HISTORIAS

  1. Antonio Rodríguez Fernández dijo:

    Este artículo es sin duda el que más me ha gustado sobre San Nicolás de los que he leido, te escribo estas líneas desde la más profunda emoción y con lágrimas en los ojos. La preciosa muchacha que aparece en la foto del algibe fué mi esposa durante 31 años y mi compañera, mi amiga, mi confidente, mi vida, mi amor desde los 18 años y hasta que me libre del dolor de su pérdida el día que muera. Ella me enseñó a amar Granada y el Albayzin, recuerdo como si fuera ayer hace ya 37 años la primera vez que me llevó a la plaza de San Nicolás, la profunda emoción que me produjo ver a La Dama Roja una noche tibia y mágica que ha quedado grabada a fuego en mi memoria, las tardes en que veíamos el atardecer sentados en un banco comiendo pipas, los paseos por sus calles estrechas cargadas de historias y de magia. Muchas gracias.

    • mvp30t dijo:

      Estimado Antonio, me ha conmovido tu mensaje, he leído con emoción esas palabras que te salen de tu corazón, grande fue vuestro amor y sin duda fuisteis muy felices, tanto que aun sigues siendo feliz con solo su recuerdo. Es cierto aquello de que nadie muere de verdad mientras su recuerdo perdure entre nosotros.
      Hace unos años encontré la foto, en blanco y negro, de tu esposa en el grupo “Somos Albaicineros”, no recordaba su nombre, ni donde vivía, ni de que familia era, si la veía por las calles o en el colegio. Solo sabia que esa grata cara formó algún día parte de mi infancia y adolescencia, por ello cuando me entere por su hermano de la triste noticia lo sentí mucho la perdida.

      Y si me lo permites, Un gran abrazo

      Manuel Vicente Prados

      • Antonio Rodríguez Fernández dijo:

        Se llamaba Consuelo Rodríguez Guerrero después de mucho luchar Consuelo Ávila Rodríguez, fue al colegio Gomez Moreno, su infancia fue muy difícil, hija de madre soltera y su padre un grandísimo hijo de p… nunca se cuidó de ella, te cuento esto por que quiero que se sepa. El padre siempre intentó que no se supiera nada de él ya que era un conocido empresario de Granada, José Ávila Ballesteros, lo de Don no lo pongo por que no se lo merece, después de muchos años y mucha lucha, consiguió que se reconociese su filiación en contra de la familia del susodicho que intentó por todos los medios negarle el pan y la sal, más cuestión de orgullo y dignidad que otra cosa. Fue una luchadora y con mucho esfuerzo y dedicación fue un directivo importante en Correos de Baleares, más merito por ser mujer. Una madre ejemplar y la persona más importante en mi vida. Un ángel con valor, voluntad y determinación y toda la dignidad, honradez, valor y voluntad que le faltan a sus “hermanos” le sobraban a ella. Muchas gracias por tus palabras y en Mallorca tienes un amigo.

      • mvp30t dijo:

        Estimado Antonio, tu narración me ha impactado, es increíble que puedan existir personas tan nefastas y sin escrúpulos. Consuelo fue una gran mujer, su infancia y juventud no debieron de ser fáciles. Pero supo luchar contra la injusticia social, su éxito familiar y laboral no se lo regalaron, le costo posiblemente mucho mas que a lo demás. Seguramente que desde su humildad y generosidad supo disfrutar con toda intensidad esa vida que el destino quiso truncar.

        También tú, en Cartagena y en el Albayzin siempre tendrás un amigo. Un abrazo.

  2. Gonzalo Ramirez dijo:

    Los de la foto, con la sangría eran los de la Peña La Olla

  3. Señor Prados, por casualidad he encontrado este blog cuando intentaba buscar información sobre la cruz de la plaza de San Nicolás. Es un buen trabajo, bien documentado e ilustrado. Evidentemente no lo he leído todo. Tan solo, dicho a título de comentario y con la intención de que se respete en la medida de lo posible las aportaciones de otros autores, indique a ser posible la procedencia de alguna foto. Aunque no lo parezca puede que se lo agradezca el propietario de la misma, por más que a veces no seamos conscientes de su titularidad. Un saludo.

    • mvp30t dijo:

      Estimado Adolfo, he leído atentamente tu comentario, ante todo darles las gracias a todas las personas que comparten esas maravillosas fotos de nuestra Granada antigua. Estoy de acuerdo contigo de hacer referencia a los propietarios de las fotos y textos. En algunas ocasiones es el fruto de un olvido y casi siempre es muy difícil identificar su autor. Por eso pido perdón públicamente si alguien se ha sentido ofendido. En lo sucesivo siempre trataremos de identificar al autor y procedencia de las fotos que ilustra nuestro blog. A tu disposición y un cordial saludo de los autores del “ Albayzin de Ayer”.

  4. Veo esta entrada de este magnífico blog y le enlazo el relato que escribí sobre el cuadro “El aljibe” de Apperley. A Riki, su hijo, le gustó mucho: https://albertogranados.wordpress.com/2013/04/16/el-aljibe/

    Un saludo,

    AG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s