SAN NICOLAS, UN MOSAICO DE PEQUEÑAS HISTORIAS


barrio-de-albaicin_510044En el  mismo centro de ese poliédrico barrio, entre verdes aristas y mil blancas caras, luce desde 1524 la Iglesia de San Nicolás. Emplazada en lo más alto de la Alcazaba Cadima preside en todo momento la vida en el Albayzin; esbelta y siempre blanca fue una de las primeras iglesias que se levantaron tras la conquista de Granada. La fatiga de la guerra y la penuria económica no fue óbice en la evangelizadora obsesión de la católica reina. 422270_261245267320776_997176239_nSi consultáis las múltiples guías de Granada, siempre se os dirá que la iglesia de San Nicolás tiene escaso valor artístico, pero somos muchos los que discrepamos en tal asunto. A medio camino entre un gotiquillo tardío y un mudéjar desvaído, la iglesia es un claro exponente de la arquitectura morisca del barrio, graciosa y humilde hunde sus cimientos en lo que fue la antigua aljama de la vieja alcazaba.

IGLESIA DE SAN NICOLAS

Iglesia de San Nicolás

El maestro Rodrigo Hernández junto a los sabios consejos de los alarifes albaicineros, dirige las obras que comienza  en 1501 y tras un febril trabajo constructivo culmina en el año 1522.

Plaza de San Nicolas 1922.Acuarela de Aperley

Plaza de San Nicolás 1922.Acuarela de Aperley

IGLESIA DE SAN NICOLAS

Iglesia de san Nicolás, con su nueva puerta clasicista a finales del siglo XIX.

Llama la atención  su pretendida sencillez, de planta rectangular y con una sola nave sin capilla mayor, se divide en  cuatro tramos  por arcos ojivales, los dos tramos de la cabecera están cubiertos por bóveda de  piedra, mientras  que los  pies están cubiertos por una armadura de madera, en los laterales al cobijo de los estribos de los grades arcos nace cinco airosas capillas por cada lado. La puerta principal es un arco apuntado que se sitúa en los pies, y  también existe otra entrada accesoria de igual factura localizada en su costado septentrional.La noche del 21 de febrero de 1828 un rayo cayó sobre el templo, produciendo un importante incendio que causo grades daños en la estructura y en su patrimonio artístico. Posiblemente para darle solidez al edificio se cerraron las antiguas puertas, abriéndose una nueva de estilo clasicista que mira a los palacios nazaríes. Adosada al ángulo izquierdo de los pies de la iglesia, emerge con naturalidad, desde 1543 su blanca torre que remeda los alminares hispano-musulmanes, decorada con  escudos del Arzobispo Niño de Guevara se ha convertido en uno de los iconos paisajísticos del barrio.

PLAZA DE SAN NICOLAS CON SU CRUZ ANTIGUA

Plaza de San Nicolás con su antigua cruz

La iglesia realizada en ladrillo, forma un conjunto de volúmenes limpios y sencillos, donde el rojo almagra de sus aleros e imposta perfila y da vida a  sus encalados muros y tapiales.

-El 12 de agosto de 1931 viviste la noche más triste de tu dilatada vida, un grupo de jóvenes y enajenados anticlericales te pegaron fuego por los cuatro costados, con asesinas hachas violentaron tu sólida puerta, te fueron arrancando confesionarios, bancos, estera e imágenes para hacer en el centro una gran pira que ardió como la tea.

10703535_277219712489352_8597193931287125335_n

La iglesia tras el incendio de 1931

Las llamas te devoraron las entrañas, viste como se derretía el oro de tus retablos, y como tus santas imágenes se convertían en  ingrávidas pavesas, por tus amplios ventanales el negro humo salía a borbotones. Presenciaste como tu santo titular fue profanado, mutilado y finalmente arrojado a un balate, también viste como se derrumbaba  la sobria cruz que siempre presidió tu plazoleta. La pesadilla duró toda la madrugada y al amanecer sólo quedó en pie una negra torre y unos tambaleantes muros perimetrales. Fue una aciaga noche de verano, de la que todos los granadinos no dejaremos de arrepentirnos. 300728_2563485804349_1170218818_33136936_1939379065_n La iglesia de San Nicolás se convirtió en un solar abandonado que fue utilizado como cantería y vertedero. Durante la guerra civil se limpió el solar y se realizaron algunos trabajos de consolidación. Durante la posguerra también se realizaron esporádicamente algunos trabajos de rehabilitación, hasta quedar totalmente techada en 1942. En una tercera etapa  impulsada y financiada en parte por la cofradía de Santísimo  Cristo de la Misericordia  se retomaron los trabajos de restauración que concluirán con la apertura de la iglesia al culto en 1985, pasando a depender de la parroquia de San José y siendo su párroco el sacerdote, escritor y poeta don Juan Sánchez Ocaña.

En su dilatada historia la  iglesia de San Nicolás ha sido mil veces herida de muerte, pero siempre ha sabido resurgir de sus propias cenizas para ser el inmaculado emblema de todos los albayzineros. Nos contaba Francisco Izquierdo, con su característico desparpajo, que todos los santos tienen peana, pero que la de San Nicolás es formidable y vaya razón que tenía el escritor albaicinero. Una maraña de calles que suben y bajan para siempre llegar al mismo sitio, un desorden ordenado que va formando un rosario de tejadillos, azoteas, cipreses y floridos rosales que culmina en la plaza de de San Nicolás, con  esa soberbia cruz que con tanto acierto nos obsequio Gallego Burín “El alcalde de Granada”.27538112   Para los creyentes, el interior del templo encierra lo extraordinario, pero su exterior no es menos sobrenatural, se asoma a esa explanada que es la plaza de San Nicolás, bautizada con buen criterio como el balcón del Albayzín. Fantástica vista donde, de un verdinegro nacen rojos muros que crecen para transformarse en doradas torres y ricos palacios; a la izquierda en un segundo plano el blanco Generalife, agazapado y siempre temeroso del gran macizo helado, mira de reojo a la Alhambra; y a la derecha en el profundo llano se encuentra la trajinante y voraz ciudad con sus ruidos y contaminación, sin dejar de engullir a esa serena vega, que cubierta por un azulado velo parece ajena a su fatal destino. 734956_400693466684566_1692830167_nEl 6 de diciembre se celebra el día del bendito San Nicolás de Bari, los  granadinos de finales del siglo XIX se preparan para subir en romería al alto Albayzín. Labriegos de la vega junto a señoritos de la ciudad, unos descalzos, otros con cirios y los más con sus exvotos bien apretados entre sus manos, escalan con júbilo las torcidas calles que les llevarán a la anchurosa plazoleta sobre la que descansa la morada del Santo Bueno. Los peregrinos van ocupando los duros poyos de piedra, mientras descansa, disfrutan de las espléndidas vistas, y los más se entretienen en cuitas ajenas al evento. Puestos de barretas, de bollos y aguadores que con cristalinos vasos venden el agua celestial del aljibe de San Nicolás. 10246497_650042758377035_7279788114285207027_n En 1970 el escultor Salazar realiza una soberbia talla del Santo  que colocan en el altar mayor. Relegando la antigua imagen “San Nicolás viejo, el milagroso” a una capillita. Decisión que no agradó a los albaicineros que lo consideraban más milagrero, como lo atestigua las paredes de su capilla que estaban completamente abarrotadas de exvotos.  Afán Ribera desde su carmen de las Tres Estrellas nos deleita con la historia de aquella joven, vecina de de la calle Oidores, de preciosa melena, envidia de todas las mocitas del barrio. Un día a su novio lo llamaron a filas y tuvo que embarcar para Cuba. La desolada muchacha tuvo un inquietante pesadilla, soñó que su prometido se estaba ahogando en un mar embravecido, y en el último instante se aferró a su larga cabellera salvando la vida. Tanto le afecto la onírica angustia que un día se cortó la trenza y como exvoto  se la ofreció a San Nicolás el Viejo.

SAN NICOLAS MAYO 1933

Plaza de San Nicolàs en mayo de 1930

Pasados unos meses corrió la noticia que los licenciados habían desembarcado en Santander, todo el mundo augurando una dulce boda, dio su enhorabuena a la casadera. Pero la historia tenía guasa, el intrépido galán sí que se agarró a los encrespados pelos de una mulata de la Habana. La desesperación de la pelona novia fue grande, lo mismo que su venganza, hubo palabras, arañazos y la desengañada se trajo entre sus uñas un buen manojo de rizos mas bien lanudos que sedosos. Cuenta las malas lenguas que se los colocó a manera de tupé para cubrir la desnudez de su cabeza. Y pasadas unas semanas los arrancados rizos aparecieron colgados junto a los suyos en la capillita de San Nicolás milagroso.

62281_109999489163623_24942607_n

El aljibe de San Nicolàs, cuadro de G.Aperley

Se puede decir que junto a la Virgen de las Angustias es San Nicolás el santo más querido, y prueba de ello es la manifestación religiosa que se realiza cada día 6 de mes y durante todos los meses del año, devoción que se ha ido trasmitiendo de generación en generación. Cuando quemaron la iglesia los peregrinos seguían acudiendo a visitar al santo en la vecina parroquia de  San José. Los que hemos vivido en el Albayzín aún recordamos a nuestras abuelas y madres cuando cada seis de mes asistían con fervor a la novena de San Nicolás. El San Nicolás que a mí me toco vivir fue el de los años sesenta, pasado el tiempo casi todos coincidimos en que fue durante la infancia cuando realmente conocimos la felicidad.

312442_241687845866275_3668655_n

El aljibe de San Nicolás y los alumnos de Colegio Gòmez Moreno

La plaza de San Nicolás fue mi segunda casa, sitio de juegos y encuentro de amigos, en sus agujereado poyo he pasado muchas horas de mi vida, aún recuerdo la primera calada a ese clandestino cigarrillo comprado a medias, el crujir de las pipas, el retumbar de los petardos, el pedir prestada una bicicleta para dar una vuelta, las vivencias de mi amigo Mariano cuando un día acompañando a su madre al misterioso estudio de Apperley, pudo admirar cientos de cuadros de mujeres desnudas, y aún siento el vuelco en mi estomago al mirar aquella niña de pelo largo y falda plisada. El tumbarse boca arriba sobre los fríos bancos y ver un cielo cuajado de estrellas, un tiempo para soñar y poder coger el futuro con las manos.

BONITA FOTO DE UNA QUERIDA Y LLORADA VECINA

Bonita foto de una querida y llorada vecina

-Aquella antigua puerta clausurada de la iglesia que nos servía de frontón;  la inclinada explanada de enfrente, lugar adecuado para practicar el fútbol y romper los “gorilas” de la temporada. Ese pilar de dos caños, adosado al aljibe, que tantas veces  refrescó nuestra sedientas fauces. Abrevadero de lujo para burros, perros, gatos y otros animales. La resbaladiza bóveda del aljibe, que con esfuerzo introduciendo los dedos y las punteras entre los ladrillos tratábamos de escalar y coronar la cima, y a la postre desbancar a ese niño más hábil que nosotros, que pisándonos las manos y con malas artes nos dificultaba la ascensión. 422731_288916317828320_100001298637260_713638_1951564230_nTodos estamos orgullosos de ir a las escuelas de San Nicolás. Pobre Gómez Moreno que siempre se quedó olvidado en el dintel de la puerta de nuestra querido colegio. Fue la plaza de las pinturas al aire libre, la de los castillos de fuegos artificiales, la de música y verbenas, la de los turistas extravagantes, la de eventos imposibles, la del puesto de membrillos y almencinas, la de esa vieja con raída cesta de mimbre y siempre repleta de chucherías, la del solitario junto a su farola, la del soñador, la de los rodajes de cine y la de los buenos vecinos que se reúnen en torno una fresquita sangría, la del bebé con su abollado tacatá, la de las modistillas, la de la abnegada madre que cuida a su prole, la del padre que se aísla de la rutina familiar, la del borracho que bebe para olvidar, la de las parejas que buscan la penumbra y la del viejo que siempre tiene frío.

11

Alrededor de una fresca sangria

Así fue la plaza que yo conocí. Muy diferente a la que vivieron mis abuelos, mis padres, mis hijos y la que disfrutarán futuras generaciones, pero en todas las épocas no lo dudéis este buen Santo que un día llegó al barrio para quedarse, sabrá proteger y velar los sueños de todos los albayzineros.

430923_2634962171480_1560859691_n

Lugar de meditacion

MANUEL VICENTE PRADOS

Anuncios
Publicado en Historia del Albayzín | 8 comentarios

AMOR RIFEÑO 1921 ( Primera parte)


AMOR RIFEÑO 1921

albaicin

Esta historia pudo desarrollarse en cualquier lugar del barrio, los nombres de los personajes no quedaron registrados en la reseña periodística, aunque en la base fue real.

 

1921.

Esta es la historia de un hombre, de un albaicinero que en tierra extraña, solo, desesperado y cautivo en mitad de una guerra cruel y despiadada halló la felicidad, y la de una mujer generosa que dejó familia, religión y patria para vivir una historia de amor con un soldado que luchaba contra su pueblo.

Plaza del Salvador año1920

Plaza del Salvador año 1920

 

La que en otro tiempo había sido mezquita mayor albaicinera se encontraba repleta de gente, El Salvador era un bullir de vecinos dispuestos a dar la enhorabuena a los contrayentes. Amina que era como en realidad se llamaba la novia, pasó a llamarse María, al tomar la religión de su futuro marido, Bartolomé, calderero en sus años mozos.

maric3a0_fortuny_-_the_battle_of_tetouan_-_google_art_project

Guerra de Marruecos

 

De 1859 a 1860, España había estado en guerra con el sultanato de Marruecos en la que se llamó la primera guerra de África o de Marruecos, que se saldaría con una gran victoria española, habrían de pasar 51 años para que España estuviera en conflicto con esta parte de África. Del 8 de Junio de 1911 al 27 de Mayo de 1927 España estuvo en guerra junto a la república Francesa contra la república del Rif, norte de Marruecos formada por una confederación de tribus rifeñas, en lo que se llamaría, segunda guerra de África.

Adolf_Schreyer_-_1_Arab_Horsemen_On_The_March

Tribus rifeñas

 

 

En 1919 Francia cedió a España el 5% del territorio que administraba unos 20.000 Km. cuadrados lo que dio origen al protectorado español, de 1912 a 1921 las cabilas del norte de África lucharon más o menos unidas pero sería en 1921 cuando nacería la república del Rif que agruparía a más de 45 tribus rifeñas de ahí hasta 1927, fecha de su disolución por el ejercito español, que se desencadenaría una guerra sin cuartel.

cargaalcantara

Carga de la caballería española

 

Ante la nula evolución de la guerra en Marruecos y la continua sangría que generaba, el comandante de infantería Millán Astray llegó a la conclusión de que hacía falta una fuerza de infantería ligera de intervención rápida y profesional que supliera las tropas de reemplazo a imagen de la legión extranjera francesa. Así nació el tercio de África, el tercio de Marruecos o simplemente la “legión” que desde 1921 a 1927 actuaría en ella poniendo punto y final a esta guerra.

7768765

Millán Astray

 

En el Albaicín granadino la vida fluía plácida, Bartolomé se crió en la calle jugando con sus amigos, todas las calles albaicineras estaban dentro de su radio de acción de Fajalauza a San Cristóbal, Plaza Larga, San Nicolás y Plaza de San Miguel Bajo donde contaba con muchos amigos y el Zenete donde vivía su abuela materna. La necesidad de la familia requirió que ingresara en un taller para aportar algo de dinero a la casa, después del breve paso por la escuela. Fueron días de alegría y juergas con sus compañeros de trabajo, después lo llamarían a filas y todo cambió, se estaba desarrollando una guerra y la patria lo necesitaba, así es como se encontró metido en aquel avispero.

724px-Fantasia_Arabe_-_Arturo_Michelena

Caballería rifeña

 

 

Poco más que instruirlo en el manejo de las armas y fue enviado a África, él sabía muy bien el desastre que son las guerras pero ahora lo vivía en primera persona. Marchas agotadoras siempre con el miedo a un ataque enemigo que conocía mucho mejor el terreno, preparaba emboscadas y aparecía y desaparecía como salido de la nada. En uno de esos ataques su compañía entera cayo en poder del enemigo mediante una hábil maniobra envolvente de éste. Nunca más supo de sus compañeros de armas.

regulares_ultimrec

Ejército español

 

El había sido hecho prisionero de guerra y quedaba en manos de un personaje principal de una de las tribus, lo llevaron a una celda que más que una celda era un corral de ganado y allí quedó encerrado, al cabo de un día se presentó el jeque Cabileño y le dijo: “ has tenido mala suerte, y has caído en mi poder no esperes de mi ninguna benevolencia, estarás aquí preso sin comida ni agua y dentro de una semana si no has muerto, yo te daré muerte con mis propias manos”, y como había llegado se fue.

36479840

Bartolomé

 

 

A eso de las doce de la noche cuando toda la casa estaba a oscuras de improviso sintió como abrían la puerta y un escalofrío recorrió todo su cuerpo, cual no sería su sorpresa cuando vio entrar a una mujer portando un candil en una mano y un saco en la otra. “No temas soldado vengo a remediar tu desesperación y le ofreció comida y una cantimplora”, al principio el receló un poco pero luego comió con avidez los alimentos bebiendo grandes tragos de agua.

14371513103_1c5eafc44a_m

Amina

 

 

Ella le dijo “no temas nada de mi estoy en esta casa quería ayudarte, vendré todas las noches, hasta mañana” y se fue. Ella no era otra que la hija del jeque que mientras su padre y hermanos dormían había decidido ayudar a aquel soldado que tan digno y apuesto le había parecido cuando lo traían a su aldea rodeado de rifeños fusil en mano.

792347_f520

Calabozo rifeño

 

Los días pasaban en soledad y el tiempo para pensar era mucho, recordó las noches de verano al fresco en la plaza de San Nicolás, los vecinos en sus sillas de anea en las puertas de sus casas en animada charla, aquel día en el que contando historias de miedo se les hizo de día y como la Alhambra emergía de las sombras como un barco varado en mitad de la Sabika, unos juegos infantiles y las veces que su madre le reñía por llegar con los pantalones rotos de tanto tirarse a rastras desde lo alto del aljibe.

 

Todo esto terminaba cuando llegaba ella con la comida y el agua, así un día tras otro hasta que se cumplió la semana y el jeque se presentó, al ver que no había mermado mucho y estaba lejos de la muerte, sospechó que alguien había ayudado a aquel hombre pero sospechó de todos menos de su hija Amina y mandó poner guardias en la puerta.

4653217672_3bb5ab6f9f_m

Jefe Cabileño

 

Desde aquel momento fijó fecha para su ejecución, mañana por la mañana con la salida del sol y se marchó.

Su hija estaba detrás de la puerta y oyó la exclamación de su padre, más guardó silencio. Durante la noche al llegar Amina a la hora de siempre, pero hacerlo por un hueco camuflado en la parte posterior de la estancia, Bartolomé se sobresaltó, más al adivinar la silueta de Amina el sosiego volvió a su cuerpo.

 

afuertes01

Amina

Ella le dijo que había estado tras la puerta cuando su padre ponía fecha a la hora de su muerte y ahora venía a ofrecerle un trato, estaba dispuesta a dejarlo escapar y a librarlo de una muerte cierta si la llevaba a España y se casaba con ella, a Bartolomé les pareció que no tenía nada que perder y si mucho que ganar además aquella mujer tenía algo que le atraía como un imán y aceptó.

Amina traía consigo ropa rifeña, agua y comida suficientes para varios días de viaje, así que no dudó un momento de que Bartolomé aceptaría el trato en la quietud de la noche sigilosamente y sin hacer ruido salieron por el agujero de la parte posterior de la estancia que había sido testigo de los juegos infantiles de Amina y sus hermanos y se alejaron de la casa.Viajaban de noche y se ocultaban de día por temor a que alguien los reconociera, ella como buena conocedora del país, hacía de guía, algunas veces escuchaban ruidos extraños y se quedaban inmóviles tras alguna roca, al fin llegaron a la costa y el mar se presentó ante ellos en toda su inmensidad. Pensaron nunca podremos atravesarlo, cuando de pronto divisaron una columna de jinetes rifeños……………….CONTINUARA

 

JESÚS EXPÓSITO MARÍN

9630689392_492dde2cfd_m

Partida hacia España

 

Publicado en Historia del Albayzín | Deja un comentario

AMOR RIFEÑO 1921 ( Segunda parte)


479754_114669678696604_210299748_n

Pensaron, nunca podremos atravesarlo, cuando de pronto divisaron una columna de jinetes rifeños, el miedo a ser descubiertos y enfrentarse a una muerte segura los llevó a adentrarse en el mar, para nadar y nadar sin volver la vista atrás, desesperadamente como si les persiguiera el mismísimo diablo, cuando se dieron cuenta no divisaban tierra alguna, de súbito Amina observó una aleta en el agua y gritó desaforadamente, al instante Bartolomé giró la cabeza y dijo, no tengas miedo es un banco de atunes atraído por esta concentración de pesca. Un barco pesquero se disponía a lanzar sus redes cuando divisaron a los dos náufragos y los subió a bordo. Se pusieron ropa seca y contaron al capitán del barco ni más ni menos que la verdad, después de 30 días de pesca regresaron a su base que no era otro que el puerto granadino de Motril, allí descansaron para seguir su ruta a Granada donde le esperaba su vergel albaicinero.

Puente verde sobre el Genil, años 20

Puente verde sobre el Genil, años 20

Marcharon a la capital entre carros gracias a la hospitalidad de unos buhoneros que los dejaron acomodarse en uno de ellos, y cruzaron el puente que llamaban romano sobre el  río  Genil. Allí se despidieron de los buhoneros, siguieron hacia Puerta Real para visitar a la virgen de las Angustias, a Bartolomé se le llenaron los ojos de lágrimas, el run run de gentío estaba por doquier y el ir y venir de tranvías era constante, Amina admirada por tal espectáculo no dejaba de mirar de un lado a otro atónita, subieron por la calle Reyes Católicos con todos los toldos de las tiendas extendidos debido a los rigores del verano granadino.

Calle Reyes Católicos

Calle Reyes Católicos

 

Al final de la calle divisaron la Gran Vía a la izquierda con sus bancos, cafeterías, cines y sus opulentos edificios, hubieron de recorrerla casi en su totalidad para luego torcer a la derecha y por una bocacalle desembocar en la plaza del triunfo donde la Puerta de Elvira pareció decirle !Ya estás en tu barrio! Subieron apenas 20 pasos para entrar en el Zenete y abrazar por fin a su abuela materna. 

Él la presentó como su prometida y le habló de donde era ella y las circunstancias de su encuentro y del amor que ahora los unía, decidieron que Amina quedara allí en aquella casa y de inmediato marchara a ver a sus padre, a grandes zancadas subió la cuesta de Alhacaba en la Plaza Larga y se encontró a un gran amigo que sorprendido lo recibió con un fuerte abrazo.

Carril de la Lona

Carril de la Lona

 

La alegría fue tremenda y tanto la madre como el padre derramaron lágrimas de alegría, después de la euforia de los primeros momentos y que todos se hubieron calmado se impuso el sentido común, las noticias que

Gobierno Militar

Gobierno Militar

habían recibido decían que se encontraba prisionero, la primera decisión fue presentarse en el gobierno militar, allí quedaron perplejos de que un soldado español que rezaba como prisionero de guerra hubiera conseguido escapar y corriera a presentarse a las autoridades. En el intervalo de tiempo transcurrido entre su apresamiento y su viaje al Gobierno militar su reemplazo había sido licenciado y la legión se había hecho cargo de su sector, por lo cual ya era un civil más.

Plaza Larga

Plaza Larga

Subió a toda velocidad a dar la noticia a sus padres y al mismo tiempo a hablarles de aquella mujer a la debía su vida, y él ahora le dedicaría la suya, sus padres intentaron convencerlo de lo poco viable de sus intenciones al fin y al cabo ella está ilegalmente en España, más ante la tozudez de su hijo, entre todos tendrían que buscar una solución, después de hablar con el párroco del Salvador decidieron que el matrimonio era esa solución, algo visto con buenos ojos por los enamorados.

Calle de San Luis

Calle de San Luis

 

Amina siguió viviendo en casa de su abuela materna, hablaba con fuerte acento rifeño, salía muy poco a la calle e intentaba pasar desapercibida. El matrimonio debía celebrarse lo antes posible, con la mayor premura y en poco tiempo todo estaba preparado, él consiguió de nuevo su viejo trabajo en el taller de calderería y ella había preparado el ajuar, mientras alquilaban una casita enfrente de la iglesia de San Luis, el matrimonio se celebró en el Salvador, multitudinario y alegre, fue la culminación de un amor de película digna de Rodolfo Valentino.

1458554_10200154796630893_1044438712_n

 

 

En el Albaicín granadino se habló mucho tiempo de este gran acontecimiento, no se yo si pervive en el barrio el recuerdo de aquella extraña pareja. El matrimonio se celebró en 1920, han pasado muchos años pero puede que alguien en algún lugar haya oído esta historia contada por sus mayores, si no es así, yo os la cuento para disfrute de todo

                                 FIN

 Firmado:

Jesús Expósito Marín

Publicado en Historia del Albayzín | 1 Comentario

El día de difuntos


1962639_516583501777586_4839932670427721685_n

Hoy es martes, qué triste es este dos de noviembre de 1965. Acaba de llegar la tía Joaquina, como todos los años, la hermana mayor de mi abuela sube como puede desde su casa en la Placeta de Carvajales. A pesar de su maltrecha salud, nunca ha faltado a la tradicional cita del día de difuntos.

Tia Joaquina

Tia Joaquina

Placeta de los Carvajales

Placeta de los Carvajales

Es una fecha para el recogimiento y la melancolía. Esta tarde mis tíos no han abierto el bar de la “Mancha Chica”. Pronto ha anochecido, en la sombría cocina las chispeantes mariposas lucen cada vez con más fulgor. Alrededor de la mesa camilla la vieja “tía Joaquina”, mi abuela Mercedes, mi madre y algunas de mis tías rezan el rosario que se emite en radio Granada. El ambiento es denso, como si todos los difuntos de la familia se fueran a reunir.

Pensamientos trasnochados, fotos en sepia, palabras antes dichas, todo se convierte en unos recuerdos que no dejan de reverberar en las cabezas de los allí presentes. Los más jóvenes ajenos a este mundo trascendental no dejamos de revolotear y dar la lata. Lo que nos embriaga es el olor a chamusquina de los boniatos y castañas recién asadas.

Aguador el Algibetrillo

Aguador en el Algibetrillo

A la luz mortecina de la bombilla incandescente la tarde fue pasando. Los dulces boniatos y el siempre reconfortante aguardiente supieron relajar el tenso ambiente. Como todos los años empezaron a fluir las ocurrencias e historias de muertos, que año tras año se vuelven a repetir. -A mi se me apareció…., -yo conocí a….. En el velatorio de…Anécdotas archiconocidas que iban relatando los allí presentes. Pero “tía Joaquina” con sugestiva y misteriosa voz, se hizo con el auditorio. -Callad, callad, os voy a contar una historia que cuando me la contaron se me pusieron los pelos de punta.

En una humilde casucha, muy cerca del Algibetrillo,  vivía Juan y su hija Margarita. Aguador alegre e infatigable, dedicaba todo el día en acarrear agua desde el Avellano “allá abajos” a la ciudad. Pero un día, el infortunio llegó a su casa, una tisis galopante se llevó a su mujer para siempre. Desde ese momento su cándida yhermosa hija se convirtió en su paño de lágrimas.

Algibetrillo

Algibetrillo

Una fría tarde de febrero se encontraba padre e hija en la chimenea, apurando el calor de la ultima brizna, cuando alguien llamó a la puerta. -Padre parece que alguien ha llamado a la puerta. Juan encogido por el frió se asomo al balcón, estaba cayendo un nevazo, los copos de nieve eran tan grande que apenas dejaban ver el umbral de su casa. – no se ve a nadie, habrá sido el crujir de la puerta.

Al rato se volvieron a oír los golpes, pero esta vez acompañados de una voz que imploraba.- Por el amor de Dios dejadme entrar….- Padre han vuelto a llamar. –ahora si es verdad,  Margarita corre y abre. Al abrir la puerta una corriente desagradable y fría penetró. Una dama alta, delgada, enlutada y con la cara tapada por un oscuro velo entró en la casa. Dirigiéndose a Juan le dijo, – la nieve ha tapado los escalones, borrando todas las calles, no puedo volver a mi casa. Estoy muerta de frió, por favor dejadme pasar la noche aquí. – Mi hogar siempre esta abierto para el que tiene necesidad; Contestó Juan.  –Muchas gracias, murmuró la enlutada mientras tomaba asiento en la silla que ocupaba  Margarita. – Hija prepara un buen tazón de leche, para que esta señora se pueda calentar el estomago. Mientras que la joven realizaba los preparativos en la habitación contigua, Juan mira de reojo a la extraña dama, cohibido e incomodo una especie de terror supersticioso lo embarga578977_449773141725192_1182400236_n

De repente se oye un golpe atronador en la cocina, Juan acude veloz, no puede creer lo que ven sus ojos, su querida hija yace inerte en el suelo, un rió de sangre mana por su nariz y oídos, la escena es dantesca, la niña de de sus ojos se ha desnucado. Observa con estupor como la dama enlutada que ha permanecido impasible. Por fin levanta el velo que tapa su cara. El padre retrocede con espanto, sus ojos se le salen las órbitas. Descubre el rostro repugnante y fatídico de la muerte, la escalofriante parca deja ver su huesudo rostro, en sus órbitas vacías unas extrañas fluorescencias ponen el terror en su mirada.  Juan como un loco se lanza sobre la enlutada, aforrándose a su cuello aprieta y aprieta con fuerza, hasta que se da cuenta que esta cogiendo la nada. La muerte había desaparecido. Enajenado dio un salto, abrió la puerta y se lazó a la calle, – no corras, no corras maldita, te has llevado a mi hija, – te cogeré, no te escondas…, te cogeré, como un loco, el padre se pasó la noche recorriendo de arriba a bajo las estrechas calles del Albaicin. Mientras en su casa, una mansa columna de blanco humo sigue elevándose ajena a la tragedia ocurrida en sus entrañas.

De Duelo jose maria lopez mesquita

A la mañana siguiente unos barrenderos encontraron el cadáver de Juan envuelto en blanco sudario de nieve

Poco se comentó entre los vecinos del Algibetrillo,  estos luctuosos hechos. El miedo a la parca selló sus labios para siempre. Han pasado décadas de esta trágica historia, aún los vecinos evitan pasar delante de aquella casucha que nunca volvió a ser habitada, y que a pesar de los años sigue hoy en día en pié .

margen5523RRRALBAYZIN2Marge55jpg

La verdad es que la impredecible “tía Joaquina”  ese día nos metió el miedo en el cuerpo. Mis tías se fueron de dos en dos; y os puedo asegure que aquella noche todos dormimos con la luz encendida.

Manuel Vicente Prados

 

 

Publicado en El Albayzín y sus gentes, Vivencias en el Albayzín | Deja un comentario

Nuestros vecinos fueron los Rodríguez-Acostas


523248_412268885493062_208618737_n

En el centro tras la muralla zirí se observa el carmen de la Concepción o carmen de los Rodríguez-Acosta

Decir vecino, es decir solidaridad, cercanía y complicidad. A los que nos tocó vivir durante los años sesenta en la Mancha Chica, también tuvimos vecinos. Pero los nuestros fueron singulares, influyentes y sobre todo muy  ricos.

7860_2

La banca Rodríguez-Acosta

La estirpe de los Rodríguez-Acosta arraiga, con profundas y viejas raíces en la Granada de siempre. La rama materna procede de emigrantes portugueses, arribaron a la ciudad del Genil en los albores del Siglo XVII. La familia paterna oriunda de Villaviciosa se instalan en Granada ya en el siglo XVIII, donde monta una cordelería, que además de vender cordeles aceptan depósitos por los que se pagan un módico interés. Tras el fallecimiento de José María Rodríguez Sancho en 1824. A Teresa Acosta le queda un capital de 200,000 reales de la fecha, que emplea en fundar una casa de prestamos; a su muerte en 1851 la matriarca había triplicado su fortuna.

Su hijo, José María Rodríguez-Acosta, toma las riendas de la rentable casa de comisiones, transformándola en un auténtico y moderno banco. Son tiempos de bonanza económica, y la familia invierte grandes cantidades en la construcción de canales de riego, fábricas azúcareras, e infraestructuras ferroviarias y eléctricas.

r-acosta

La crisis económica de principio del siglo XX hace que la banca Rodríguez-Acosta se dedique a ser un mero intermediario a comisión, al igual que los bancos de hoy en día. A José María le sucede su hijo Manuel Rodríguez, son tiempos en que los caudales de las familias más ricas de Granada confiaban en esta familia de banqueros. Don Manuel tendrá dos hijos, José María y Miguel Rodríguez-Acosta González de Cámara.

jose maria rodrigez acosta

Jose Maia Rodríguez-Acosta

José María será un pintor internacionalmente reconocido, se construye un espléndido carmen en la Alhambra que le sirve de estudio, que posteriormente se convertirá en sede de la prestigiosa fundación de arte Rodríguez-Acosta.

Miguel se encarga de seguir con la tradición financiera de la familia. Después de 166 años de existencia la banca granadina será absorbida por el Banco Central. Tras funcionar como organismo destinado a la inversión en cartera, en 1970 será absorbido por la Financiera de Valores SA (Fivasa), perteneciente a la familia Rodríguez-Acosta.

jose maria rodriguez acosta

Pintura de José María Rodríguez-Acosta

Los hijos de Miguel Rodríguez-Acosta, Miguel y José Manuel Rodríguez–Acosta, fundan en los años sesenta el Banco Granada, una financiera industrial que debido a la crisis del petróleo también será absorbida por el Banco Central… Posteriormente la entidad será comprada por el Banco Alcalá y en 1996 pasa a formar parte de la red de sucursales de la Caixa de Cataluña.

CARMEN RODRIGUEZ ACOSTA

Fundación Rodríguez-Acosta

Del matrimonio de Miguel Rodríguez-Acosta y la sueca Margarita Carlstrom, nace en 1927 Miguel Rodríguez-Acosta Carlstrom que se consagrará como un excelente pintor y grabador. Un hijo de éste, Manuel Rodríguez-Acosta y Fernández-Figares, fundará la potente y activa constructora Comares que tras producir pingües beneficios en el boom inmobiliario, terminará siendo todo un escándalo financiero.

7853_11

Miguel Rodríguez-Acosta Carlstrom

En lo más alto de la Alcazaba Cadima, y limitado por las calles Aljibe de la Gitana, placeta de las Minas y María de la Miel, existió en el siglo XIX un extenso espacio, donde media docena de casuchas anárquicamente situadas junto a unas desniveladas paratas formaba lo que se llamo el Huerto de Lopera. Renombrado vergel donde se cultivaban las más frescas hortalizas del barrio.

564472_602257899817831_807653667_n

En un segundo plano el Carmen de la Concepción

Con la pretensión de construir un fabuloso y amplio carmen, esta finca fue adquirida a principios del siglo XX por la familia Rodríguez-Acosta. En 1913 comenzaron, en el centro de la parcela, la construcción de una ostentosa villa historicista. Una larga escalinata nos conduce a la parte central del edificio, que se encuentra retranqueado y enmarcado por dos cuerpos laterales y salientes. En el encuentro del bloque central con el lateral izquierdo emerge un imponente torreón abierto y coronado por tres arcos de medio punto sobre pilastras de ladrillo que abarca las cuatro caras.

1380568_622569421120012_1754328761_n

El torreón del carmen, siempre oculto por grandes pinos.

Con una balaustrada de obra y una armadura de madera, es el punto más elevado de toda la construcción. Sus vistas son imposibles de describir, la Alhambra casi se puede tocar con la mano, luces majestuosas flanqueadas por el blanco Generalife y una siempre verde vega. Al fondo la escarchada y plateada sierra se hace por momentos cada vez más cercana y fría.

Desde la casa se desciende por una pendiente escalinata, que a la vez organiza unos espléndidos jardines estilo francés, terminando en una amplia parata final con bello trazado geométrico.

PLAN CARMEN DE LA CONCEPCION

Plano del Carmen de la Concepción

Este carmen llamado de la Concepción, es considerado como el más grande del Albayzín, ocupa tres cuartas partes de una vasta manzana que delimitan las calles Aljibe de la Gitana, Cristo de las Azucenas, Pilar Seco, Camino Nuevo de San Nicolás y María de la Miel.

En este palacete han veraneado de incógnito y a hurtadillas más de una generación de los Rodríguez-Acosta. También en sus amplios salones y jardines se han dado cita las más altas esferas sociales y económicas de la sociedad granadina.

P3080021

Entrada al Carmen de la Concepción

Fueron los otros vecinos, aquellos que intuyes que existen e incluso sabes donde ubicar, pero nunca los has visto y seguro que jamás los verás. Solo y con un poco de suerte, al transitar por la placeta de las minas, cuando el largo y oscuro coche cruce el gran portón claveteado, los podrás avistar. Unos segundos la pesada puerta permanecerá entreabierta, desde fuera se verá el acceso al jardín, pero el alto seto que encierra un gran estanque no dejará contemplar su fachada principal. El resto de los días, de los meses y de los años aquella portada de ladrillo, con arco de medio punto y portón de clavos continuará cerrada a cal y canto. Altas tapias y gruesos paredones lo blindarán por los cuatro costados.

312515_313209845371360_100000470428143_1308342_1795399012_n

Cuesta de María de la Miel.

La familia de banqueros, con su afán especulativo y caprichoso, siempre ambicionó poseer toda la  manzana. De esta manera el rico linaje entra en un periodo expansivo, que tendrá su punto más álgido en los cambiantes años sesenta. El tercio que les resta de la manzana está ocupado por un heterogéneo grupo de viejas edificaciones, donde viven como piojo en costura y en régimen de alquiler una legión de humildes familias.

Entre estas sencillas y respetuosas gentes si que siempre encontramos a nuestros verdaderos vecinos, gente afable, servicial, desinteresada y siempre dispuesta a dar todo por su vecino.

562516_3945610208475_1526621585_5136834_475596053_n

Albaicineros

Después de execrables negociaciones llevadas a cabo por una funesta comitiva bancaria. Las antiguas casas colindantes se fueron vendiendo sin remedio. Propietarios con inquilinos de renta antigua imposibilitados para arreglar unas viejas casas que se desmoronan; viudas que se quedan en la indigencia y herederos que no se entienden, son las principales víctimas de este indecente saqueo. Todas estas circunstancias eran minuciosamente estudiadas y procesadas por los equipos asesores de los Rodríguez-Acosta, el fin de realizar una compra limpia y barata.

383253_108286615989605_91513435_n

Calle Pilar Seco.

A nosotros nos tocó el turno en el sesenta y cuatro, como propietarios de las fincas número 2 y 4 del Pilar Seco y la número 1 del camino Nuevo de San Nicolás, éramos un auténtico pez gordo. Mi abuela, viuda y con siete hijos independizados, que a veces estaban en discordia, podría ser una empresa viable para los Rodríguez-Acosta. Una fresquita tarde de octubre llegó la trajeada comitiva, formada por abogados, corredores, tasadores y otra gente importante, que fue recibida con expectación por mi abuela y sus siete vástagos. Tras hacerlos pasar al oscuro y contorneado gabinete, auténtica joya realizada en palo santo con abigarradas filigranas en oro e incrustaciones de nácar, que la abuela había heredado de su tía “la rica” y le gustaba exhibir en ocasiones solemnes. Los formales señores comunicaron que representaban a la familia Rodríguez-Acosta, y que estaban interesados en comprar las casas, que pusiéramos precio. Mi abuela después de mucho adornar su discurso, concretó que por menos de siete millones no vendía, por lo menos que tocaran a un millón cada uno de sus hijos.

abuela mercedes

La abuela Mercedes

Los comisionados se echaron las manos a la cabeza, -Qué barbaridad, ¡siete millones! Dónde se ha visto.- Estaríamos dispuestos a pagar la sustanciosa cantidad de tres millones de pesetas, con esa cantidad cada uno de sus hijos se podría comprar un moderno piso en el Zaidín. A lo que mi abuela con genio espetó,  -Para comprar siete cajones de cómoda en ese barrio tan raro, se quedan en sus buenos pisos que tienen aquí, en el Albayzín, en su barrio.- Con estas palabras dio por cerrada la reunión. Por cierto, aunque de vez en cuando hubo rumores de compra nunca más pisaron nuestra casa.

64935_473830329319572_1747583531_n

La casa de la Estrella y los telares de la calle Pilar Seco

En cambio, la mayoría de nuestros vecinos no corrieron la misma suerte. Todas aquellas familiares y alegres casas, que siempre llenaron de vida la variopinta manzana, fueron a engrosar la abultada cartera inmobiliaria de la familia Rodríguez-Acosta.Los propietarios que vendían no fueron los más perjudicados, aunque triste por abandonar su casa y el barrio de toda la vida, siempre se llevaban un dinerillo para poder rehacer su vida a otro sitio. Los más desgraciados fueron los que vivían de alquiler. Siempre se les llamó los bichos, eran un incordio para el que vende, pues deprecia el valor del inmueble y una verdadera pesadilla para el que compra, por que nunca sabe que hacer con ellos. El comprar un inmueble con bichos siempre fue un rompecabezas.

images

Calle Algibe de la Gitana

561664_148833021923685_12589350_n

Fueron las madres de mis vecinos.

Para mis queridos vecinos o “bichos”, esto fue un auténtico purgatorio que supieron resistir estoicamente. Aquellas humildes viviendas siempre tan mimadas por mis vecinos, pasaron a sufrir el más cruel abandono, el dueño no se preocupaba por su inmueble y además no les permitía que se arreglara. La vieja táctica de aburrir al inquilino, fue dando sus frutos. Pero siempre hubo héroes que por nada en el mundo bajarían su barrio o realmente no tenían donde caerse muertos. Para estos recalcitrantes inquilinos siempre hubo una calderilla, en forma de indemnización, que suavizará el mal trago.

Familias enteras de la noche a la mañana dejaban de ser nuestros vecinos, desterrados como aquellos moriscos, se fueron sigilosamente y con la casa acuestas; caminando  hacia esos barrios para trabajadores que tanto fomentaron los planes de desarrollo franquistas.

cristo de las azucenas

La placeta del Cristo de las Azucenas ( a la derecha la casa de los Quirantes)

Se fueron, sin duda se fueron, y los que allí nos quedamos lloramos su ausencia durante mucho tiempo. Qué será de aquella numerosa familia del los Quirantes, los que vivían en Cristo de las Azucenas; y de Antonio con sus ruidosos telares del Pilar Seco; y los hijos de la Estrella, unos auténticos diablos con el balón en los pies. Por dónde andará mi buen amigo Antonio Bonilla y sus dos guapas hermanas, vivían en la cuesta María de la Miel. También recuerdo a mi querido amigo Jesús Sánchez Muros, tan educado, tan correcto y siempre pendiente de su hermano y su abnegada madre; la huevería de Adarve; la tienda de chucherías de la Gorda y otras muchas más familias, que aunque las recuerdo perfectamente me es imposible ponerles nombre.

Calle Pilar Seco 4

Boda y jubilo en la calle Pilar Seco 4

En el Zaidin y la Chana volvieron a coincidir lo mejor del Albayzín, el pueblo, la esencia, la alegría, el habla, la cocina, las costumbres y el alma de un barrio que nunca muere.

Pero pasó el tiempo, sí, ese gran mentiroso que siempre nos engaña, el gran farsante que creemos que siempre nos acompaña, pero la verdad es que al menor descuido nos deja tirados, siendo nosotros los que pasamos no dejando de envejecer.

P1290628

El antiguo bar “El Granizo” transformado en una magnífica casa

Una lluviosa mañana de no hace muchos años, salía mi madre “Cándida”, tan dispuesta como siempre, de la farmacia de la calle María de la Miel, ella la llamaba la “Farmacia de Manolito”, este fue un diligente y cariñoso mancebo que entró de niño y conoció a más de media docena de farmacéuticos. Mamá tuvo tan mala fortuna que se resbaló sobre las mojadas piedras y dio de bruces en el suelo. A sus gritos de socorro acudió un joven que salía de la casa que hace años fue el popular bar del Granizo. El solidario muchacho como pudo la incorporó,-¿Señora, se ha hecho daño?, – No hijo mío, muchísimas gracias. Mi madre después de mirarlo con agradecimiento y no poca intención le preguntó – ¿Tú eres de los Rodríguez-Acosta, verdad? -Yo conocí a tu abuelo, don Miguel, tan apuesto guapetón como tú. El joven ruborizado y cabizbajo dijo – Sí, sí, pero la familia ha crecido y ya somos muchos.

pnteon de los rodrigu ez acosta

El panteón de los Rodríguez-Acosta

“Ya somos muchos” con estas tres palabras definió el fin de aquella notable y selecta familia de la Granada del siglo XX. El tiempo y la evolución terminó con aquella oligarquía familiar, se fue lentamente disolviendo, socializándose e integrándose en la sociedad granadina. Y paradójicamente un descendiente de esa familia que nunca supo ser vecina del Albayzín, ha elegido este rincón legendario para vivir con su familia y convertirse en un auténtico albaycinero…

El presente de este querido Albayzín siempre lo encontraremos en el pasado, un pretérito que fue y que irremediablemente no lo podemos cambiar. Desde la efímera actualidad pretendemos predecir su futuro, pero la evolución es caprichosa y depende de múltiples variables. ¿Dónde irá a parar este heterogéneo Albayzín? Por una parte vemos a ese bajo Albayzín, que tras muchos esfuerzos y ayudado por la cercanía a la ciudad, ha logrado restaurar sus casas, adecentar sus calles… Creando un encomiable y denso núcleo vecinal. Al otro extremo el alto Albayzin, el genuino de siempre, donde los viejos albayzineros junto a algunas familias de jóvenes, y al amparo de un endeble comercio resiste como puede, privándose de algunos modernos adelantos. Y en medio, esa solitaria Alcazaba Cadima de calles fantasmales y puertas cerradas, donde viven media docenas de familias adineradas.

077_samuelsantos

Albayzin

Si a esto le añadimos las riadas de turistas que de manera torrencial se desplazan por sus calles más principales, las oleadas de mesas y sillas que ocupan plazas y terrazas, ese artero y estridente trenecito (que mejor no te lo encuentres), los grupos antisistema que viven a su bola,  los pocos votos que representa para los políticos el escaso vecindario, una universidad que retoza en sus laureles y endogamia, un patronato de la Alhambra que ve al Albayzín como la opción B de restrictiva política turística. Auténticas realidades que hacen de este antiquísimo barrio, madre de nuestra Granada, se encuentre en una encrucijada de la que le será muy difícil salir.

Manuel Vicente Prados

 

Publicado en El Albayzín y sus gentes | 3 comentarios

Mariana Pineda y las bordadoras del Albayzín.( 2ª Parte)


1380402_10201346636965893_646387227_n

Mientras tanto muy malas noticias llegaban a la calle del Águila, la rebelión que se preparaba había sido abortada y todo el plan se había frustrado, esto fue por la mañana a eso de las 9 a las 11 Doña Ursula criada de Mariana Pineda tomaba la Calderería arriba hasta la calle Almirante, al llamar a la puerta Rosario abrió

LIBERALES

LOS LIBERALES

“ -Buenos Días , vengo a deciros que ya no es necesario que terminéis la bandera que encargó mi señora, pues su primo se marchó ayer con su regimiento, por supuesto se os pagará el trabajo como si lo hubierais terminado. Devolvedme pues por favor la bandera junto con las letras “. Rosario le dijo que quitar la bandera del bastidor llevaba un buen rato para que no se estropee el tafetán ni deje marcas en la tela, así que se la mandaría por la tarde a primera hora junto con las letras. Así quedaron las dos mujeres que se despidieron muy efusivamente.

10550938_479909508778319_1015319123528574845_n

En la parroquia de San Matías, don Eulogio hablaba con su padre que era un señor mayor que rozaría los 75 años, “-ayer fui a ver a mis amigas las bordadoras del Albayzín por si necesitaban de mi asistencia, a lo que contestó su padre con ironía, –ya sé yo lo que tu vas a ver por allí, a lo que don Eulogio señaló  -mi trabajo es visitar a todo el que lo requiera y más a los enfermos, a lo que su padre contestó ,– pero éstas no están enfermas, están buenas pero que muy buenas. Don Eulogio siguió con su relato, por cierto que estaban bordando una bandera por encargo de Doña Mariana Pineda, regalo para un primo suyo que viaja lejos con su regimiento. Al oír esto el viejo se puso muy tenso, pues era un furibundo absolutista, “esto lo tiene que saber la policía “.

mariana_pineda-247x300

MARIANA PINEDA

Ramón Pedrosa, que era como se llamaba el jefe de policía, tenía a Mariana en el punto de mira desde que supuestamente ayudara a escapar de la cárcel de Granada a un primo suyo de ideas liberales.

Al padre del párroco le faltó tiempo para ir a contarle lo que había oído a Pedrosa. La sorpresa de las hermanas fue tremenda cuando recibieron la citación de éste, se pusieron blancas y de todos los colores, sabían como se las gastaba Pedrosa.

Tras llamar a su despacho de la Chancillería fueron recibidas muy cortés y amablemente por éste, y ante el miedo que transmitían sus cuerpos y el temblor compulsivo de su manos, así como por sus explicaciones convincentes en todo momento, concluyó Pedrosa que no tenían nada en su contra y eran unas simples bordadoras que no entendían de política. Iría pues por otro camino el plan para pillar a Mariana en posesión de la bandera.

Domus-Selecta-Palacio-Mariana-Pineda-photos-Exterior

CASA DE MARIANA PINEDA

En la Calle del Águila una mujer llama a la puerta y una voz menuda exclama, “aquí tienes las telas y las letras con que las bordadoras del Albayzín tenían que hacer el encargo pues a ellas les fue imposible venir, “doña Ursula da las gracias y cierra la puerta, le pareció algo extraño dada la precaución y el sigilo exigido que ahora confiaran en una tercera persona, pero sin darle mucha importancia siguió con sus labores caseras.

Calle Recogidas (Granada antigua)

CALLE RECOGIDAS

Doña Ursula dejó las telas y las letras en un arconcillo que ha modo de decoración había en el recibidor de la casa. A los 5 minutos una voz aguda exclamaba, “abran inmediatamente en nombre de la justicia, abran en nombre del rey “, Mariana da orden a Doña Ursula de que subiera al segundo piso y escondiera bien la bandera.

Ante los requerimientos de los alguaciles, Mariana abrió la puerta a dos caballeros que con muy malos modos le dijeron que tenían orden judicial para registrar la casa. Pues había indicios de que se allí se ocultaba un objeto que atentaba contra su majestad el rey nuestro señor. Aleccionados por Pedrosa sabían bien lo que buscaban.

CALE RECOGIDAS

Convento de Santa Maria Egipciaca, en la calle Recogidas

Registraron el primero piso y nada después el segundo, al examinar el altillo descubrieron una letra tirada en el suelo que levantó sospechas, entonces el altillo fue examinado a conciencia apareciendo el tafetán morado, la tela verde, las letras y el dibujo que había hecho Mariana, que puestas en orden formaban las palabras, libertad, igualdad y ley. Pedrosa fue informado inmediatamente y murmuró entre dientes “todo ha salido perfecto “.

Arrecogias1

Las Arrecogídas del Beaterio de Santa María Egipciaca. Recreación teatral de Martín Recuerda

Un posterior intento de fuga de Mariana agravaría la situación, a partir de este punto las cosas se pondrían feas pero muy feas. Mariana confinada en el beaterio de Santa María Egipciaca, que los granadinos llaman las Arrecogidas, en la calle que hoy lleva el mismo nombre.

Imagen 726

Antigua Cárcel Baja

Mientras tanto Pedrosa viajaba a Madrid para demandar plenos poderes en este asunto, cosa que consiguió de Fernando VII, así se convertiría en juez y parte, la suerte estaba echada.

Imagen 724

Durante la celebración del juicio sus abogados urdieron argucias para tratar de exculparla pero todo fue inútil, terminó siendo trasladada a la Cárcel baja destino de todos los reos que estaban en capilla a la espera del cumplimiento de sentencia.

de 1945. Una imagen aérea de Granada que ofrece numeroso detalle

Antiguo Campo de Triunfo

Mientras en el Albayzín aquellas hermanas tan alegres y dicharacheras en otro tiempo,  no daban un ruido y se deslizaban por la casa como auténticos fantasmas, no comían y apenas dormían, tal era el estado de nervios y ansiedad que padecían. Que llegó a visitarlas el cura Párroco de San Matías, Don Eulogio.

images (1)

Ejecución de Mariana Pineda

Lo primero que hicieron fue reclamar confesión tal era el regomello que oprimía sus pechos, las dos confesaron la misma historia de Mariana y la bandera, a lo que el párroco respondió dentro de sí ¡ maldita sea mi sangre! una exclamación poco habitual en el siempre tan comedido, y contó como una indiscreción suya, al contar el asunto a su padre fue lo que detonó el asunto.

images

Solo tenia 27 años

Lo que después pasó todo el mundo lo sabe, como Mariana Pineda insistió en no delatar a nadie, fue ajusticiada en la plaza de la Libertad frente a los Jardines del Triunfo. El rey Felón no sobrevivió mucho a Mariana, moriría en 1833, dos años después.

La Cruz de la libertad ( lugar donde fue ejecutada Mariana Pineda )

La Cruz de la libertad ( lugar donde fue ejecutada Mariana Pineda )

A la misma hora de la ejecución sonaban a difuntos las campanas de San Matías, donde unas modestas bordadoras dejaron estipuladas unas misas para una tal Mariana que se había ido muy lejos. Durante el siglo XX las bordadoras del Albayzín fueron legión y no hubo una casa en el barrio en al que el bastidor no estuviera presente.

A todos ellos bordadoras y bordadores, tanto hombres como mujeres que contribuyeron con su labor a que el Albayzín fuera conocido sin saberlo en el mundo entero, pues sus bordados se exportaron a los cuatro puntos cardinales.

1.Plaza Libertad monumento a Mariana Pineda

Plaza Libertad monumento a Mariana Pineda

 

Fin

 

Firmado, Jesús Expósito Marín

Publicado en Historia del Albayzín | 2 comentarios

Mariana Pineda y las bordadoras del Albayzín.(1ª Parte)


PLAZA DE MARIANA PINEDA

Carlos IV  el cazador y su esposa María Amalia de Sajonia reinaron en España durante 20 años. Harto el país de guerras y con el erario público exhausto, el descontento de la población aumentó, y lo haría aún más por la presencia de tropas extranjeras en nuestro suelo ”francesas concretamente”,  por medio de un tratado secreto tenían paso libre a Portugal para invadirlo y luego repartírselo entre Francia, España y el propio Godoy “favorito y primer ministro del Carlos IV”.

CARLOS IV

CARLOS IV

La situación de Carlos IV  y su ministro Godoy se hizo insostenible a finales de 1807, cuando se produjo la conjura del Escorial encabezada por Fernando Príncipe de Asturias que pretendía la destitución de Godoy y el destronamiento de su propio padre, pero descubierto el complot sería el propio Fernando quien delataría a sus colaboradores.

MANUEL GODOY

MANUEL GODOY

En 1808 ante la evidencia de la ocupación francesa Godoy aconsejó a la familia real abandonar España, pero se produjo otro motín en Aranjuez y Godoy quedó preso por los amotinados dando lugar a la abdicación de Carlos IV en el que sería Fernando VII.

EL MOTIN DE ARANJUEZ

EL MOTIN DE ARANJUEZ

Napoleón dueño de media Europa convocó a la familia real en Bayona, allí Fernando devolvería la corona a su padre y éste a su vez la cedería a Napoleón que nombraría rey de España a su hermano José I llamado por los españoles “Pepe botella”.

Durante la guerra de la independencia, tiempo que pasó Fernando VII en Bayona no hacía nada más que escribir cartas a Napoleón felicitándolo por sus victorias sobre las tropas españolas “valiente traidor” .

Francisco-de-Goya-Fernando-VII

FERNANDO VII

En 1814 terminada la guerra de la independencia Fernando VII volvió en clamor de multitudes al trono español, pero se reveló pronto como un monarca absolutista que nunca tuvo en cuenta los deseos de su pueblo que lo consideraba a su vez, sin escrúpulos, vengativo y traicionero. De 1819 a 1820 la monarquía fue absoluta, cuando en 1820 se restituyó la Constitución de Cádiz de 1812 proclamada por las Cortes de Cádiz exclamó: “marchamos todos juntos y yo el primero por la senda constitucional “, vanas palabras pues nunca dejó de conspirar en secreto para restaurar el absolutismo.

100milhijosdesanluis1

LOS CIEN MIL HIJOS DE SAN LUIS

En 1823 con la entrada de los 100.000 hijos de San Luis hasta 1833 España atravesaría una década de ignominia y vergüenza por parte del rey llamado felón, las persecuciones de todo lo que olía a liberal se hicieron constantes y fueron ejecutados el héroe de 1820 que restituyó la Constitución de 1812, General Riego y el empecinado también liberal héroe de la guerra de la independencia así como otros conspicuos liberales.

empecinado_gald

EL EMPECINADO

 

Granada en el primer tercio del siglo XIX era una ciudad bien distinta de la que conocemos hoy día, la gran cicatriz de la Gran Vía que cercena la medina musulmana, no existía, la calle Reyes Católicos tampoco, el río descubierto desde Plaza Nueva hasta su desembocadura en el Genil y una serie de puentes conectaban ambas riberas, aún se podía observar en su conjunto una ciudad conventual pero a la vez típicamente musulmana medieval, el Albayzín no era ninguna excepción.

 

LOS PUENTES DEL RIO DARRO

LOS PUENTES DEL RIO DARRO

 

Granada contaba con 65.000 habitantes y una parroquia muy devota en cualquier parte se podían observar altares, reclinatorios, y hornacinas expuestas a la devoción de la gente así como multitud de iglesias, monasterios y ermitas.

Granada contaba con un sin fin de cortijos y alquerías que tachonaban una fertilísima Vega que abastecía a la urbe de todo lo necesario para el consumo humano.

LA ALHAMBRA 1800

LA ALHAMBRA 1800

En este marco incomparable se desarrolla nuestra historia, el régimen absolutista de Fernando VII por una parte y por otra los partidarios de una Constitución que las Cortes de Cádiz proclamarán al grito de “viva la Pepa “. En aquella época, las bordadoras del Albayzín ya tenían fama por su labor hecha a base de horas, dedicación y sacrificio y de dejarse las pestañas pegadas al bastidor para entregar un trabajo impoluto y sacar unos reales con los que poder seguir adelante con sus familias.

 

LAS BORDADORAS DEL ALBAYZIN

LAS BORDADORAS DEL ALBAYZIN

Una vez puestos en situación sobre el contexto histórico en el que se desarrolla nuestro relato comencemos esta narración:

Las dos hermanas llevaban muy primorosamente un paquetito transportado entre sus brazos, iban contando chascarrillos entre risas, por algo las llamaban en el barrio las hermanas alegría. Bajaban desde la calle Almirante, Cruz Verde hasta llegar a la placeta de San Gregorio donde entraron en el templo unos minutos, bajaron la Calderería y por una calle lateral de la Calle Elvira entraron al convento del Ángel donde oraron unos instantes, entonces Enriqueta que era la menor habló dirigiéndose a su hermana Rosario.

 

EL DESAPARECIDO CONVENTO DE SANTO ANGEL

EL DESAPARECIDO CONVENTO DE SANTO ANGEL

  • “-Cada vez que venimos a la Alcaicería a entregar tenemos que recorrer todas las iglesias de Granada. Rosario le contestó,- es para dar gracias por el trabajo, a lo que Enriqueta señaló, –tu que pareces tener línea directa con él podías insinuarle muy sutilmente si podría hacer algo con respecto a nuestra paga.
  • Como si él se ocupara de esos insignificantes asuntos,  le dijo Rosario, –pues una necesita comer todos los días y el hambre no es buena consejera,  espetó Enriqueta.
  • Una vez hubieron entregado se dispusieron a volver a su casa, –que es por aquí dijo,  Enriqueta,  señalando una de las puertas de la Alcaicería que daba al Zacatín, –¡no, no! le gritó Rosario , –que quiero llegarme a dar las gracias al señor del Oratorio que hay frente a la casa de los miradores en la plaza Bibrambla junto al arco de las cucharas. A lo que Enriqueta contestó, – a este paso se nos hace de noche ¡toma castaña! Y ya sabes como están de oscuras las calles que dan miedo, ni loca se me hace de noche a mi subiendo la cuesta .
PLAZA BIBARRAMBLA

PLAZA BIBARRAMBLA

Unos instantes ante el cristo y regresaron a su casa del Albayzín, por el camino más corto y sin hacer ninguna parada. Mientras en su casa de la calle del Águila Mariana Pineda andaba muy atareada colocando cajas pues hacía pocos días que se había mudado, ya entrada la tarde está invitada a una fiesta en casa de los Condes de Teba donde clandestinamente había una reunión liberal, pues había rumores de que muy pronto se produciría una rebelión.

 

 

 

 

Durante la fiesta y una vez echas las presentaciones y transcurrido la mayor parte del ágape un grupito de personas se trasladó a un saloncito apartado y así se habló:

 

REUNIÓN EN LA CASA DE LOS CONDES DE TEBAS

REUNIÓN EN LA CASA DE LOS CONDES DE TEBAS

    • “Tenemos noticias certeras de que el día 27 de este mes se va a producir un alzamiento al que desean unirse efectivos granadinos por ello tenemos que estar preparados “, alguien de los allí presentes tuvo la feliz idea de regalar una bandera a aquel puñado de valientes. Todos miraron a Mariana que exclamó –“desgraciadamente para mí no sé bordar, pero mi sirvienta Doña Ursula conoce a unas hermanas muy discretas que podrían hacer el trabajo”, uno de los asistentes apuntó, -“pero tiene que ser realizado con mucha discreción y sigilo pues los sabuesos de Pedrosa están al acecho”. Una vez discutidas las cuestiones logísticas que eran necesarias los allí reunidos fueron saliendo de uno en uno a ciertos intervalos de tiempo para no levantar sospechas.
    • LA BANDERA LIBERAL
    • Mariana al día siguiente simulando ir a comprar lo que aún le faltaba para su nuevo domicilio compró también un paño de tafetán morado, un trozo de tela verde y unas bobinas de hilo carmesí, lo necesario para confeccionar una bandera, después de dejar algunos paquetes en la casa se dirigió al Albayzín, al llegar a la calle Almirante comprobó las señas y llamó a la puerta : -“ Buenas tardes nos de Dios, mi criada Doña Ursula me ha dado estas señas como las de unas buenas bordadoras y me preguntaba si podrían hacer un trabajo “.
    • Enriqueta fue la encargada de recibirla , después de hacerla pasar muy cortésmente, le suplicó que se sentara y llamó a su hermana Rosario –“desea usted algo señora, una tisana o agua, que la cuesta pesa lo suyo, le dijo Rosario,– no muchas gracias contestó Mariana, el motivo de mi visita es éste, mi primo es militar y es mi deseo, pues se marcha a tierras lejanas, obsequiarle y a su regimiento con una bandera, como Dios no me ha dado la habilidad del bordado he pensado en ustedes, a lo que Rosario contestó, –pues nosotras que somos profesionales para eso estamos, díganos lo que quiere.
    • 1186068_10201292300487515_237696009_n
    • Mariana les mostró un dibujo de un tafetán morado con un triangulo verde en el centro y una palabra a cada lado bordadas con hilo carmesí a lo que Enriqueta dijo ,-” vaya que contrariedad, resulta que ninguna de las dos sabemos leer ni escribir,– no hay problema , exclamó Mariana,- os dejaré el dibujo y no tendréis ningún problema en hacer la bandera tal cual, os dejaré el paño cortado en sus medidas exactas así como el triángulo y todo irá sobre ruedas, “después de fijar el precio en 30 reales, les hizo hincapié en que debería estar lista el día 23 del mes corriente, dado que estamos a primeros de mes tenemos tres semanas para ello, acto seguido Mariana se despidió para marchar a su casa de la calle del Águila.
  • 12355_665710860120020_1545332080_n

Los días pasaban y el trabajo progresaba adecuadamente, las hermanas estaban contentas con el resultado, a media mañana de mediados de mes se presentó en la casa un sacerdote que so pretexto de paso casual llegaba a saludarlas, cuando en realidad el joven párroco bebía los vientos por Rosario la mayor. Rosario al abrir la puerta le dijo – “buenas tardes cuánto me alegro de verlo, cómo usted por aquí, pase pase, don Eulogio” que así se llamaba el cura el cual contestó – y Dios bendiga cada rincón de esta casa.

PARROCO EN LA DESAPARECIDA CRUZ BLANCA

PARROCO EN LA DESAPARECIDA CRUZ BLANCA

 

Pero siéntese padre, dijo Rosario, charlaron amigablemente como viejos amigos que eran y hasta se tiró el párroco al coleto dos copitas de anís, se disponía ya a marcharse y reparó en la habitación de la costura donde había un bastidor dispuesto con una tela morada, se acercó para mirar bien y entonces Rosario exclamó- “es un encargo que nos ha hecho Doña Mariana Pineda, un primo suyo destinado en capitanía se marcha y quiere regalarle a él y a su regimiento esta bandera “, al cura le pareció algo extraño pero como se trataba de muy buenas amigas no le dio importancia, así que se despidió muy cariñosamente quedando en volver pronto.

 

PLACETA DE SAN GREGORIO

PLACETA DE SAN GREGORIO

 

 

 

Mientras tanto muy malas noticias llegaban a la calle del Águila, la rebelión que se preparaba había sido abortada y todo el plan se había frustrado, esto fue por la mañana a eso de las 9, a las 11 Doña Ursula, criada de Mariana Pineda, tomaba la Calderería arriba hasta la calle Almirante, al llamar a la puerta Rosario abrió al instante.

CONTINUARA…………………………………….

JESÚS EXPÓSITO MARÍN

Publicado en Historia del Albayzín | 1 Comentario